Albergue San Vicente de Paul

Imprimir

Albergue de San Vicente de Paul - Melilla.

¿Sabes a dónde va a ir tu donativo?


Con motivo de su estancia veraniega en Melilla, el Presidente de la Casa de Melilla en Madrid ha tenido la oportunidad de entrevistarse con D. Francisco Ruiz Presidente de la Conferencia Purísima Concepción de la Sociedad San Vicente de Paúl en Melilla, destinataria de la recaudación benéfica que con motivo de la Campaña de Navidad 2012, la Casa Regional tiene previsto llevar a cabo.

entradaAlbergue de San Vicente de Paul

La Sociedad San Vicente de Paúl es una Sociedad civil, laica e independiente, de carácter católico, que enfoca su servicio en las personas más necesitadas.

Los socios, se organizan en grupos denominados históricamente "Conferencias" que son células básicas de funcionamiento.

patioPaco Ruiz, responsable del Albergue recibe al Presidente de la Casa de Melilla en MadridLas Conferencias se agrupan en Consejos de Zona que, a su vez, son coordinados por un Consejo Superior (que suele representar a un país). Todos los Consejos Superiores conforman la Confederación Internacional de la Sociedad de San Vicente de Paúl que está coordinada por un Consejo General Internacional, con sede en París.

La Sociedad se fundó en París en el año 1833 y llegó a España, concretamente a Madrid, en el año 1849. La primera Conferencia fundada en Melilla es anterior a 1950.

La vinculación del Sr. Ruiz con ella se remonta a más de 40 años.

La actuación principal de la institución de caridad melillense se lleva a cabo en el Albergue de San Vicente de Paul del que se ocupan diez voluntarios bajo la dirección de D. Francisco Ruiz y que está destinado como función principal a la acogida y comedor de los más necesitados de nuestra sociedad.

El Albergue, como la Sociedad, es de confesión Católica aunque su gestión es totalmente seglar y sin dependencia alguna de la Iglesia. Está preparado para atender a 48 personas sin distinción de sexo, raza, religión y bajo el principio de la igualdad más absoluta entre hombres y mujeres.

A la fecha de la entrevista contaba con 20 personas acogidas, si bien la media de atención es de 30 personas y en muchas ocasiones ha estado ocupado hasta el límite de su capacidad.

Los internos reciben un trato escrupulosamente digno y respetuoso. A su llegada al centro se les asigna una de las habitaciones dobles con las que cuenta el albergue, se les equipa con la ropa que necesiten y reciben diariamente desayuno, comida y cena. A las 10 de la mañana deben abandonar inexcusablemente el centro para proceder a la limpieza, salvo que circunstancias excepcionales o de salud lo desaconsejen. No pueden volver hasta las 13:00 para la comida del medio día.

De lunes a viernes las comidas son suministradas por el comedor social, los sábados, domingos y festivos, así como los desayunos y cenas diarios, se elaboran en las cocinas del albergue.

dormitorioDormitorioSe les facilita la asistencia médica y si no están cubiertos por la seguridad social o seguro médico se les abonan los gastos necesarios, así como los medicamentos.

Las instalaciones ocupan un edificio de cuatro plantas con zona de administración (dirección-oficina, sala de reuniones y conserjería) y servicios (cocina, despensa, lavandería con lavadora y secadora a disposición de los acogidos que usan por turno, almacén de vestuario y almacén del banco de alimentos), una zona de dormitorios y sala de estar y ocio para mujeres y otra zona igual para hombres.

Los dormitorios, todos iguales, están equipados con dos camas, armarios empotrados y cuarto de baño completo.

Las instalaciones se encuentran en estado de mantenimiento inmejorable y escrupulosamente limpias gracias a la labor y dedicación de los voluntarios y el personal del centro.

El Sr. Ruiz (Paco Ruiz) mostró a Julio Miranda el albergue y le invitó a visitar libremente las instalaciones mientras atendía algunos asuntos administrativos con José López Caño, el voluntario que se responsabiliza del mantenimiento del centro, que en ese momento se encontraba en el centro supervisando labores propias de su cometido.

Paco Ruiz explicó que además de las atenciones que presta el albergue a sus acogidos, a través del banco de alimentos y el almacén de ropa, apoyan a unas cien familias.

Tanto el banco de alimentos como el textil se abastecen de donaciones y tras su clasificación y almacenamiento, se utilizan para el apoyo a los internos y necesitados, como ya se ha dicho, y para colaborar con otras instituciones benéficas como Cáritas, las monjas del Monte de María Cristina, la Gota de Leche, etc. Con la última, la vinculación era especialmente estrecha hasta la reciente salida de las monjas puesto que pertenecían a una orden paula.

El sostenimiento financiero del albergue tiene su principal fuente en las aportaciones de los socios protectores y particulares puesto que aunque reciben algunas aportaciones institucionales, son puntuales y no periódicas; y a pesar de, como ya se dijo, su confesionalidad Católica, la Iglesia no contribuye al funcionamiento de la Sociedad.

sala estarSala de estarPaco explicó que en Melilla hay personas de muy buena situación económica que practican la caridad con el albergue de una forma importante y totalmente discreta y anónima; también cuando surge un problema puntual de financiación acuden a los socios protectores que siempre hacen un esfuerzo para solucionarlo.

A los acogidos solamente se les exige un comportamiento decoroso y respetuoso, el cumplimiento de las normas de convivencia, la ausencia de conductas violentas y una correspondencia al trato digno que reciben, así como el respeto a la condición sexual y religiosa de los otros acogidos.

Se siguen las normas alimentarias religiosas de cada uno y se les facilita el cumplimiento de sus ritos.

Las circunstancias permitieron comprobar esto último porque la visita pilló en tiempo de Ramadán y en la cocina estaban preparados los platos de dulces variados típicos, chebbakía, dátiles, etc. que se consumen con el rompimiento diario del ayuno.

Al comienzo del Ramadán se pidió a los acogidos que quisieran cumplirlo, que se apuntaran en una lista para organizar su alimentación a las horas adecuadas y evitar así el desperdicio de alimentos no consumidos en las horas habituales.

Julio Miranda se interesó por averiguar la causa de que a pesar de la antigüedad de la Sociedad San Vicente de Paúl en Melilla y la obra social tan importante que realiza, fuese tan desconocida por los melillenses. La inmensa mayoría de las  personas con las que había hablado sobre el Albergue de San Vicente de Paúl, desconocían su existencia; y los que lo conocían era porque de una forma u otra colaboran en su funcionamiento.

cocinaCocina

Paco le respondió que de siempre el funcionamiento de la Sociedad se ha basado en el ejercicio de la Caridad de manera totalmente desinteresada y dedicada exclusivamente al  cuidado y ayuda de los más necesitados de la sociedad, sin buscar, incluso rehuyendo, la publicidad; siempre bajo la enseñanza evangélica “cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha; así tu limosna quedará en secreto”.

En Melilla, mucha gente desconoce la dedicación de Paco y el resto de los voluntarios, a esta obra social, incluidas personas de sus círculos de amistad y familiares.

El presidente de la Casa de Melilla en Madrid se quedó impresionado por la importante labor que llevan a cabo día a día estos diez voluntarios, y sobre todo por la sencillez y modestia con que realizan un trabajo tan imprescindible en nuestra sociedad.

En su conversación con Paco Ruiz aprendió mucho sobre lo que es el servicio a los pobres y a la sociedad sin otra recompensa que la satisfacción espiritual del deber cumplido con la ayuda al prójimo.

Hubo varias ideas expresadas por Paco Ruiz que le hicieron comprender ciertos tipos de conductas al considerarlos desde otro prisma.

Ante la idea de que mucha gente se aprovecha y engaña, el Sr. Ruiz le dijo que efectivamente hay de todo, pero que muchas veces hay que comprenderlo e incluso tolerarlo hasta cierta medida. Se ha encontrado casos de madres que pedían leche para su bebé y luego vendían parte, pero ¿quién niega esa leche a un niño? Si el niño está alimentado ¿qué más da que su madre saque un beneficio con el sobrante o con una parte, aunque no le sobre? Lo importante es mantener al bebé nutrido.

La picaresca es intrínseca a la pobreza, expresó Paco, el pobre tiene que ser pícaro porque es la forma que tiene para ganarse la vida.

comedorComedorHay que protegerse del sinvergüenza y del ruin.- Continúa - Nosotros siempre hacemos un seguimiento de la gente a la que prestamos ayuda porque no puedes tolerar que quien no lo necesite se aproveche de la caridad de los demás y le quite el lugar y el alimento a los verdaderos necesitados. Hemos tenido gente que nos habían solicitado y obtenido ayuda, con la sola intención de ahorrarse el gasto de manutención y alojamiento, cuando estaban cobrando sueldos de 1.000 ó 1.500 €. En cuanto hemos corroborado esta circunstancia los hemos dado de baja y expulsado del albergue. Pero mucha gente te intenta engañar por verdadera necesidad, no conoce otra forma de sobrevivir; estos casos no suelen ser graves y la experiencia te enseña a detectarlos ¿qué vas a hacer? ¿dejarlos en la calle o sin comer? Lo único que puedes hacer es ayudarles y controlar que la cosa no trascienda de la natural picaresca que produce el hambre.

Hay tres Conferencias en Melilla: La Purísima Concepción presidida por Paco Ruiz que como hemos explicado lleva el albergue y un pequeño banco de alimentos; Virgen de la Luz que la preside María del Carmen Chaparro que se ocupa del Proyecto Hombre, del Banco de Alimentos, posee un piso de estancia temporal para mayores y se ocupa de visitas domiciliarias a los más necesitados para seguir su estado y llevar consuelo y ayuda a sus hogares. Y la tercera, Nuestra Señora de la Asunción, que presidida por Pepita Quiñonero se ocupa de atender necesidades puntuales de carácter general.

No hemos tenido ocasión de visitarlas así que lo haremos en otro momento y en caso de que la Casa de Melilla en Madrid pueda seguir manteniendo esta Campaña de Navidad en años sucesivos, estudiaremos la posibilidad de incluirlas en alguna de ellas, al igual que las otras organizaciones de caridad y benéficas que hay en Melilla, que, gracias a Dios, no faltan.

Las tres Conferencias melillenses se agrupan en el Consejo de Zona de Melilla que Preside la Presidenta de la Conferencia Virgen de la Luz, María del Carmen Chaparro, integrado en el Consejo Superior de España con sede en Madrid; concretamente en la Calle de San Pedro nº 3, su teléfono es el 91 369 79 90 y su página web es www.ssvp.es  (por si quieres más información).

Como puedes ver, la recaudación que vamos a obtener con los donativos incluidos en la Lotería de Navidad de la Casa de Melilla en Madrid va a ir a parar a buenas manos y va a ser bien aprovechada.

Este año las circunstancias económicas nos pronostican unas Navidades austeras y unas fiestas en las que vamos a tener que controlar el gasto; quizá no sea tan malo como aparenta porque puede ser una forma de recuperar el espíritu de la Navidad y alejarnos de la fiebre consumista que la contaminaba en las últimas décadas. Pero una cosa es seguro, la Lotería de Navidad nos va a seguir ilusionando y no vamos a dejar de jugarla ¿Porqué no hacerlo con las que además sirven para ayudar a los que aún pasarán las fiestas con más necesidades que nosotros?

Si quieres ver más fotografías del Albergue de San Vicente de Paul de Melilla pincha sobre este enlace.