Exposición "Semana Santa en Melilla"

Imprimir

NUEVA EXPERIENCIA Y PRUEBA SUPERADA POR LA CASA DE MELILLA EN MADRID

La exposición se inauguró el día 20 de marzo con un sencillo acto reservado para los socios de la Casa de Melilla en Madrid e invitados, que contó con la presencia de José Manuel Lozano Muñoz en representación de la asociación coorganizadora Photowalk Melilla.

A las 18:45, cuarenta y cinco minutos después de la hora prevista, Julio Miranda Céspedes, Presidente de la Casa de Melilla en Madrid, tomó la palabra para saludar a los presentes y pedir disculpas por el retraso debido a que la huelga de Metro de Madrid, con especial seguimiento ese día a causa de la coincidencia con la visita a la ciudad de los representantes del C.O.I. que decidirán la designación de la sede de los Juegos Olímpicos del 2020 a los que Madrid aspira; estaba impidiendo la llegada con puntualidad de los invitados y socios que fueron acudiendo en goteo a lo largo de la tarde agrupando, al final de la misma, un importante número de asistentes que pudieron gozar de una primera visita en privado a la exposición.

7U7A4201wComienza el acto inaugural. Autor: Juan Herrero Sevilla.

En sus palabras de presentación, el presidente de la Casa de Melilla, relato cómo el proyecto se venía fraguando desde hace más de un año entre las dos asociaciones organizadoras y que una vez todo listo, presupuestado y estudiado hasta el ultimo detalle, con ocasión de la presencia en Madrid de la delegación de Melilla en la Feria de Turismo FITUR- 2013, se le presentó el proyecto a Javier Mateo, Presidente del Patronato de Turismo de Melilla, que la encabezaba.

Mateo, tras unos días de estudio, comunicó a la Casa de Melilla su aprobación y la intención de atender la petición de patrocinio de parte importante del proyecto, solicitada por los organizadores.

Continuó, Julio Miranda, informando a los presentes sobre las características de la asociación de fotógrafos melillenses, aficionados todos ellos y grandes artistas de la imagen, Photowalk Melilla, y de la gran colaboración y empatía existentes entre las dos asociaciones coorganizadoras desde el nacimiento de la Casa de Melilla en Madrid, que ha llevado a ambas a cooperar en múltiples ocasiones en busca de alcanzar objetivos comunes como son la difusión del conocimiento histórico, cultural, artístico, urbanístico y humano de la ciudad de Melilla y la promoción del movimiento asociativo cívico.

Explicó que había sido estudiada especialmente la ubicación física y temporal de la exposición con el fin de encajarla en el mejor contexto posible de espacio y tiempo en función de la temática elegida.

7U7A4143wVista general de una de las salas de exposición. Autor: Juan Herrero Sevilla.

 

Se escogió así un emblemático edificio madrileño conocido tradicionalmente como el Casino Militar de Madrid, en la actualidad el Centro Cultural de los Ejércitos; ubicado en la calle más internacional de Madrid, la Gran Vía, centro neurálgico histórico y de ocio de Madrid, sede de los principales centros de espectáculo de la capital de España y lugar de paso obligado para los madrileños y turistas que durante todo el año, y especialmente en periodos vacacionales y festivos, visitan la ciudad.

 DSC7591wOtro punto de vista de la sala de exposición. Autor Juan Herrero Sevilla.En cuanto al contexto temporal se hizo un gran esfuerzo por poder disponer de ese espacio precisamente en la Semana Santa y el periodo de preparativos previos; lo que favorece la motivación e interés de los posibles visitantes en la temática mostrada, coincidente con la conmemoración religiosa.

Terminada la presentación los asistentes disfrutaron de un pequeño Vino Español que permitió contemplar las imágenes con relajación y en agradables conversaciones llenas de relatos de anécdotas compartiendo recuerdos; como sucede siempre que hay una ocasión de encuentro entre los melillenses de Madrid.

Al día siguiente, el 21 de marzo, se abrió la exposición al público y se mantuvo abierta hasta el 31 de marzo, Domingo de Resurrección.

Se recibieron multitud de visitas de turistas extranjeros y nacionales, madrileños, melillenses y muchas personas que por distintos motivos tuvieron relación o vivieron en Melilla y que han querido acercarse para recordar o estar cerca, de alguna manera, de esa ciudad que tan buenos recuerdos les dejó.

7U7A4240wVino español para finalizar la inauguración. Autor Juan Herrero Sevilla.Tuvo especial interés la multitud de personas que se acercaron para interesarse sobre viajes a Melilla y buscando información turística de nuestra ciudad.

También asistieron muchos melillenses que desconocían la existencia de la Casa de Melilla en Madrid y que se llevaron las solicitudes de ingreso como socios de la casa regional.

Hubo incluso quien se personó en busca de información sobre cómo podría recabar documentación de familiares que habían estado en Melilla y sus alrededores, de los que habían perdido la pista; casi siempre participantes en las distintas contiendas.

La exposición no sólo sirvió para mostrar una parte de la cultura melillense, sino también como punto de encuentro de gentes añorantes, por uno u otro motivo, y de españoles deseosos de conocer, de una vez, esa parte africana de su país y que buscaban que se les ofrecieran las mismas facilidades de visitar que a cualquier otro punto de España.

7U7A4254wDª Enriqueta Nieto y su hijo Ángel, asiduos a todas las actividades de la Casa, no faltaron a la cita y disfrutaron de la muestra. Autor: Juan Herrero Sevilla

Las fotografías se repartían a lo largo de dos espaciosas y señoriales salas que permitían una visión cómoda y tranquila de cada una de ellas.

Una azafata, junto con uno o dos socios de la Casa de Melilla, han apoyado permanentemente, durante el horario de apertura, a todos los visitantes; facilitándoles toda la información que demandaban.

Un tríptico sobre las cofradías melillenses participantes en la Semana Santa y una proyección constante de vídeos sobre la Semana Santa en Melilla que alternaban con documentales turísticos e históricos de nuestra ciudad han constituido el apoyo documental de la muestra.

Es de señalar que gran número de visitantes, se detenían delante de las proyecciones observando con gran interés y, en muchos casos, ensimismamiento, las imágenes de Melilla que se ofrecían a sus ojos. Ciclos de proyección de más de una hora de duración eran seguidos con atención y paciencia por gran número de visitantes que, disponiendo de tiempo para ello, se paraban frente a la pantalla hasta que volvían a pasar las imágenes por donde habían comenzado su visión.

Además de las circunstancias que rodearon la exposición, como era de esperar, el gran éxito lo cosecharon las impresionantes fotografías de Photowalk Melilla, que despertaron la admiración y elogios de los asistentes, quienes en raros casos, no dejaron de hacer un comentario relativo a la belleza y calidad de la muestra expuesta. Claro testimonio de ello lo dan las múltiples anotaciones que el libro de firmas de la exposición, así lo reflejan.

La asociación Photowalk Melilla ha querido dejar constancia escrita de su satisfacción y agradecimiento a la colaboración constante entre las dos asociaciones melillenses y ha enviado una cariñosa carta en ese sentido dirigida a los socios de la Casa de Melilla en Madrid, pidiendo que si fuera posible se publicara en la página web; por lo que se incluye y se puede ver siguiendo este enlace.

 DSC7608wEl recital literario a punto. Autora Marisa Villanueva Pulpón.Un recital literario celebrado en los propios salones de la exposición, completó y apoyó al tema principal de la exposición. Se celebró el día 22 de marzo y contó con importantes escritores y poetas de los círculos intelectuales y literarios de mayor solvencia en Madrid, acompañados por un conocido y acreditado rapsoda participante asiduo en esos mismos círculos y por música en directo. La cantidad y calidad del contenido y la numerosa asistencia al recital, obliga a su tratamiento en un artículo aparte al que se puede acceder pinchando en este enlace.

Por esta vez la pequeña ventana que la Casa de Melilla en Madrid, junto a Photowalk Melilla, abrió en la capital de España para que multitud de personas se asomaran a nuestra pequeña patria, se cerró. Se cerró con la satisfacción del objetivo alcanzado y con el orgullo que sentimos cuando mostramos a la gente lo que más nos gusta y lo que más queremos, con el afán de compartir esos sentimientos que nos hinchan el pecho de orgullo de pertenencia. Con el orgullo y la satisfacción que el hacer las cosas bien, sin falsas modestias, hacen sentir después de un duro y largo trabajo realizado con cariño y sin regatear esfuerzos.

Abriremos otras. La Casa de Melilla en Madrid seguirá abriendo ventanas para ver, y tendiendo puentes para acercar, nuestra ciudad al resto de España; para dar a conocer quienes somos, que hacemos y que queremos, los españoles africanos; cada vez menos desconocidos para los madrileños.

Accede a la galería de fotografías pinchando este enlace.

Si quieres realizar una visita a la exposición y ver como estuvo montada, puedes hacerlo con este vídeo.