Casa de Melilla en Madrid

home fotolia escudoY una vez más cuentan con la Casa de Melilla en Madrid. Representada en esta ocasión por su Presidente, Julio Miranda Céspedes.

El foro, cada vez más concurrido, de antiguos soldados de la guarnición de Melilla, celebró el pasado 25 de noviembre su IV Quedada Nacional, una reunión que con periodicidad anual celebran un, cada vez más numeroso, grupo de españoles de toda la geografía nacional cuyo nexo de unión es el haber prestado el Servicio Militar en Melilla.

Pocos coincidieron en las distintas unidades y épocas, pero se sienten unidos por las experiencias vividas y el recuerdo del escenario donde éstas se desarrollaron, la africana ciudad de Melilla.

grupoGran parte de los asistentes al pie del monumento al Cabo Noval.

Para la mayoría todo comenzaba de la misma manera; un sorteo y un temido resultado ... África. Melilla, en el caso de todos ellos. Seguía la fiesta de los quintos, una alegre jornada con un probable regusto amargo en sus casos, que terminará con llantos y angustias de novias y madres ante el temor de lo desconocido, de la distancia, de las dificultades que esperan al hijo querido en un lugar tan lejano y misterioso, en otro continente; continente de aventura y leyenda, lleno de peligros y desafíos.

socios cmlmJosé Luis Chifón y Julio Miranda. La Casa de Melilla en Madrid con los antiguos soldados de MelillaLe seguía el viaje de incorporación. El encuentro con los que serán sus próximos compañeros y el primer intercambio de saludos y presentaciones que comenzaba a desatar el nudo que acogotaba la garganta desde la salida del hogar, pocas veces tan hogar sentida, la rutinaria casa. 

Los cortes de pelo, el reparto de uniformes, el periodo de recluta... la Jura de Bandera y la fase de "bicho" con la que el peor periodo daba paso al, ya sobre ruedas, largo camino entonces, corto desde la perspectiva de hoy, de vuelta a casa.

Con la desaparición de la angustia comenzaba a nacer el disfrute de esa vida nueva e intensa, del verdadero compañerismo que llevaría a una forma de amistad eterna, fundamentada en el apoyo en los momentos duros y en compartir el disfrute de los grandes momentos; del descubrir esa ciudad desconocida, tan lejana en el pensamiento y no tanto en la distancia, que a partir de ahora se quedaría grabada en los corazones de esos nuevos compañeros-amigos, y que el dejarla atrás volvería a separarles, quizá para siempre en el contacto, pero nunca en el recuerdo. ¿Quién no se alegra cuando la casualidad o el destino fuerza el encuentro con ese compañero amigo, ya tan fuera de tu mundo como marcado en el corazón?

Estas experiencias son el denominador común que une a estos hombres de todas las edades, de distintas ideas y condición social, de formación antagónica incluso.

Las experiencias y la ciudad de Melilla, el escenario donde las vivieron.

Hoy, gracias a las nuevas tecnologías que han creado ese espacio virtual que ha empequeñecido el mundo, se han encontrado y a través de un foro comparten, casi a diario, anécdotas e historias, experiencias comunes, fotografías y recuerdos, de ese momento en el que pausaron sus vidas y las dedicaron, por un tiempo, a su nación, a servir a todos los españoles: amigos, familiares y desconocidos.

comidaViandas castellanas para acompañar las emociones.De esta forma se han encontrado con sus antiguos compañeros algunos, y se han entablado nuevas amistades, entre la mayoría, por el mero hecho de haber participado de las mismas vivencias. 

Desde que comenzó el foro han organizado cuatro encuentros a nivel nacional, cada uno con una participación más numerosa que el anterior. Todos se celebraron en Madrid y en los dos últimos han tenido la deferencia de contar con la Casa de Melilla para que representásemos a la ciudad que tantos buenos recuerdos les trae; y en su nombre acudió, en esta ocasión, su Presidente, Julio Miranda Céspedes.

El cuarto, el de este año, tuvo lugar el día 25 de noviembre y comenzó, como siempre, con la concentración y encuentro en la Puerta del Sol. Desde allí, guiados por José Luis Chifón, nexo de unión del foro con la Casa de Melilla en Madrid porque es socio de ambas organizaciones, comenzaron un recorrido turístico por el centro histórico de la ciudad que terminó el la Plaza de Oriente, junto al monumento del Cabo Noval, donde el amigo Chifón hizo una pequeña reseña de la hazaña heróica protagonizada por este asturiano, que, como ellos, sirvió a su patria en tierras africanas y con una generosidad y valentía fuera de lo común, dio su vida por salvar la de sus compañeros en la defensa de las posiciones españolas en el Zoco el Had de Benisicar, un 28 de septiembre de 1909.

diplomaDiploma de asistenciachapaChapa conmemorativaDesde allí, en animado paseo, a la Plaza de Isabel II, al Restaurante El Asador Real, donde disfrutamos de una deliciosa comida de a base de entrantes y asados castellanos.

Ese fue el momento de disfrutar de la compañía de todos, de revivir historias y aventuras en la ciudad que todos, con cariño, recuerdan: Melilla.

Se contaron anécdotas de vida cuartelera y fiestas por Melilla. Se comentó sobre las tapas y la buena comida que todos disfrutaron en la ciudad africana. De la Feria y de las playas. De las guapas mujeres melillenses, aventuras amorosas y corazones rotos.

Se habló de los que han vuelto para recorrer sus rincones en nostálgica evocación y de los que están deseando hacerlo; de cuántos habían llegado a reunirse en este ocasión... cuarenta antiguos soldados de Melilla.

El amigo Chifón, el socio de la Casa de Melilla y uno de los promotores y organizadores de la "quedada", no dejaba de mostrar su alegría con canciones de la mili; una de las cuales podéis ver en el vídeo. No podemos dejar pasar por el alto la observación de que tiene buena voz y sabe cantar, de eso no hay duda y si no, escuchadle.

Y fue transcurriendo la tarde entre recuerdos, bromas y cánticos, se repartieron los recurdos conmemorativos confeccionados para la ocasión: una chapa y un diploma firmado por todos los asistentes; y así, poco a poco, sin darnos cuenta, se pasó la jornada.

Como un respiro llegó la hora de marchar, de volver cada uno a su tierra, a su casa, pero no sin antes despedirnos con un emotivo brindis que hizo levantarse de sus mesas, aplaudir y responder a nuestros "vivas" al resto de comensales que, ajenos a nuestra reunión, coincidieron en el restaurante. Lo podéis comprobar en el vídeo de abajo, incluso podéis levantar también una copa, todos aquellos que hicísteis la mili en Melilla que no estuvisteis en la "Quedada" y ahora lo estáis viendo por aquí.

Tocó pasar por caja, darse los abrazos y prometer que el año que viene: ¡Más!

Si quieres conocer o contactar con el Foro Mili en Melilla puedes acceder al mismo pinchando en este enlace.

Si quieres ver el artículo sobre la III Quedada Nacional, aparecido en esta misma web el año pasado, pincha este enlace.