Casa de Melilla en Madrid

Melilla.- En la cuarta época llamada Mioceno del periodo Terciario hace casi diez millones de años, exceptuando la parte más alta del Cabo de Tres Forcas, toda la zona incluida la actual Melilla, se hallaba sumergida en el mar.

Melilla está situada en el Norte de África, al pie del Monte Gurugú ( 800 metros de altura) con sus picos el Kola, el Basbel y con su Barranco del Lobo, sobre la base del sudeste del Cabo de Tres Forcas que debe su nombre a las tres puntas rocosas que imitan la forma de un gigantesco tenedor, con sus farallones o dos pequeñas islas desgarradas del cabo, llamados Farallón Grande y Chico respectivamente, los días claros se pueden ver desde larga distancia, así como la que fue denominada “la Laja del Tío Pinar” muy peligrosas para la navegación. La ciudad limita al norte con la cabila de Beni Sicar, al sur por la albufera o la mar Chica, al este por el mar Mediterráneo con sus ensenadas y calas, al oeste por la cabila Mazuza.

maqueta 1846

Maqueta de la ciudad de Melilla del año 1846.
Foto cedida por Don. Jesús Miguel Sáez Cazorla
(Presidente de la Asociación de Estudios Melillenses).

Melilla pertenece a la región o zona de la Guelaya española, el resto de su entorno es la Guelaya marroquí. Sus coordenadas geográficas son 35 grados, 17 minutos, 40 segundos de latitud norte y 2 grados, 56 minutos, 30 segundos de longitud oeste. Dentro de sus límites su situación es la siguiente: al norte se encuentra la meseta y Punta de Rostrogordo con Aguadú bañada por el Mediterráneo y con dos nuevas playas abierta al mar de unos 500 metros de longitud; al sur con la Hípica, Dique Sur y Barrio Real; al este con el mar Mediterráneo, que baña la Ensenada de los Galápagos y el Puerto; al Oeste con los puestos fronterizos de Sidi Guariach y Farhana.

Sus barrios relacionándolos de norte a sur y de oeste a este son salvo error u omisión los siguientes: Cabrerizas Altas y Bajas, Reina Regente, Batería Jota, El Carmen, el Polígono, Medina Sidonia o el Pueblo o Melilla la Vieja, Isaac Peral o Tesorillo, Concepción Arenal, Virgen de la Victoria, Calvo Sotelo, El Industrial, Hipódromo, Real y el Polígono Industrial. Existieron otros como el barrio del General Sanjurjo que era y es el Hipódromo, y esto son otros que desconocemos si perduran o han modificado su denominación tales son: los barrios Musulmán y el Hebreo éste tenía cinco calles, Cristóbal Colón situado tan cerca de Cabrerizas Bajas que puede ser el mismo, Príncipe Asturias, Héroes de España, Gómez Jordana, García Valiño y en la muralla sur por su parte exterior de la Hípica, según se caminaba hacia la Aduana a la que llamaban de Carabinero, existían unas hileras de chabolas alineadas a izquierda y derecha y unas al lado de otras, a las que popularmente se les llamaban Tres Latas. A las viviendas que se construyeron si la memoria no falla entre el Industrial y el Hipódromo, coincidiendo con la guerra de Corea adoptó popularmente ese nombre, aludiendo a las riñas vecinales que se produjeron al poco de entregadas las viviendas.

Melilla por su situación es africana y nada más, de ahí no puede pasar, por sentimiento es española. Melilla desde el Espaldon de Rostrogordo a la Aduana de Carabineros, pasando por el Pueblo, los Barrios de Ataque Seco y la Alcazaba que también existen y todo regado por sangre española no lo olvidemos, fue, es y será parte de España viva.

Es bueno recordar a Cristóbal Colon, que se quejaba cuando decía que era más costoso mantener la defensa de Melilla, que lo que él pedía y podía pedir para continuar con sus descubrimientos, seguramente le asistía la razón, pero de lo descubierto por Colón que fue mucho y bueno desde hace un siglo no queda nada.

La geografía física de Melilla comprende: todo el centro de la ciudad y su periferia, donde se dan las llanuras de Rostrogordo. Su litoral contempla, las costas de Melilla de poca extensión, pero con acantilados prácticamente verticales y de difícil acceso como el llamado Los Cortados que tiene una considerable altura. Esta costa se convierte en sinuosa cuando rodea a Melilla la Vieja con la Ensenada de los Galápagos, la Cala de Trápana, la Boca del León situada tras el dique del Puerto, la Bahía y finalmente sus playas como: la de San Lorenzo que lleva el nombre del cerro que ya no existe, está situada entre el antiguo cargadero de mineral y la desembocadura del Río Oro, a continuación se encuentra la playa de Los Cárabos llamada así porque la embarcaciones de ese nombre, varaban en esa playa para repararlas o protegerlas de los golpes de mar, se extiende hasta el principio de la playa del Hipódromo del mismo nombre del barrio donde se sitúa, ésta tiene 800 metros de longitud y la de la Hípica con más de 600 metros de longitud y situada en la parte posterior del centro militar del mismo nombre. Aparte sus playas, Melilla cuenta para poder bañarse con “Aguadú” zona rocosa dotada de acceso y de infraestructura, para poder ser utilizada por los bañistas, que también utilizan la “Plancha” otro lugar aunque de pocas dimensiones. Melilla cuenta con colinas o montículos: como el Fuerte del Rosario ( 40 metros), Horcas Coloradas ( 80 metros), Reina Regente ( 85 metros), Cabrerizas Bajas ( 86 metros) y Rostrogordo ( 130 metros).

Melilla, su entorno e historia