Casa de Melilla en Madrid

La única red hidrográfica que se conoce en Melilla es el río de Oro que tiene su presencia en la ciudad en su cauce más bajo y desembocadura. Llamado en su curso por territorio marroquí Uad Medduar, por alusión a la sinuosidad de su trayecto. Nace en el macizo del Gurugú, recogiendo en su cabecera aguas procedentes de la meseta de Tazuda y del pico Taquigriat. Su curso, es de más de veintiún kilómetros, inicialmente dirigido hacia el norte, cambia bruscamente de dirección, uniéndosele como afluentes, el Tigorfaten por la izquierda y el Farhana y Sidi-Guariach por la derecha en los cuales vierte agua el manantial de Trara.

El clima de Melilla, es templado de tipo mediterráneo, la temperatura media anual roza los 19 grados centígrados, existiendo poca oscilación entre las máximas y las mínimas. La máxima del año se obtiene entre los meses de julio y agosto, alcanzando entre 34-40 grados centígrados, y la mínima del año se obtiene entre mediado diciembre a febrero, bajando entre 4-7 grados centígrados. Los meses más lluviosos son los de abril, diciembre y febrero, y la precipitación media anual se sitúa en 365 litros. Predominan los vientos componente del poniente (oeste), y levante (este), que en ocasiones han llegado a alcanzar los 120 kilómetro por horas.