Casa de Melilla en Madrid

Artículos

Mercedes Carles Candeira nos envía un nuevo relato corto para disfrute de los visitantes y exploradores de nuestra página web.

Disfrutadlo y si queréis acceder a otras colaboraciones de Mercedes podéis hacerlos pinchando sobre sus enlaces:

Los Poemas de Merche I.

Los Poemas de Merche II.

Ocurrió en Londres.

Antes de empezar: Mercedes ha enviado una segunda edición de este relato ilustrada con fotografías. Si quieres acceder pincha sobre este enlace.

Y ahora sí:

El porqué y el cómo de mi nacimiento en Melilla

Tenía ganas de escribir y, he pensado: ¿Por qué no hacerlo? Y 'pensat y fet': aquí estoy. Tengo cuerda para rato, así que lo iré dosificando y trataré de hacerlo ameno para que sea de vuestro agrado.

Como veréis, el título indica que voy a hablar sobre cómo llegué a nacer en Melilla, esa tierra a la que quiero tanto (la única generación de allí somos mi hermano y yo, ya que mi hermana pequeña nació en la Península). Y lo lógico es empezar por el principio. Para eso me tengo que remontar a mi queridísima abuela materna, pues ella, junto con mis padres, es la responsable de que yo comenzara una vida que, menos de aburrida -ya iréis leyendo muchas anécdotas si me seguís en esta narración-, se le puede aplicar cualquier calificativo.

Mi abuela (a ella le gustaba que la llamáramos abuelita), se llamaba Petra De Gaztambide Díaz, (“Petrita” para los amigos y conocidos). ¡Vaya nombre que le pusieron!, pero ella lo hacía bonito, pues es comparable con la preciosa ciudad de Petra, en Jordania.

Aunque no nació en Melilla, ciudad a la que siempre quiso mucho, tuvo a bien hacerlo, en 1896, en Manila (Filipinas), archipiélago situado en el continente asiático, que un par de años después tuvo que abandonar por la guerra hispanoamericana de 1898 al ser derrotada la Armada Española en la Batalla de Cavite, ya que mi bisabuelo, que fue Contralmirante de la Armada, estaba allí destinado. A título anecdótico cabe destacar que no deja de ser curioso que mi abuela, mi madre y yo, seamos de tres continentes diferentes.

Como primera anécdota contaré que, una noche, mientras mi bisabuela estaba amamantando a mi abuela, se quedó dormida y, al despertar, se encontró con que estaba dando el pecho a una culebra; entretanto, muy lista “la bicha”, a modo de chupete le había puesto su cola a la bebita, que parecía estar más ancha que pancha. ¡Cosas de mi abuela!

En el regreso al continente europeo viajaba junto a mi familia, entre otros muchos matrimonios, uno que adoptó un niño tagalo de unos 4 o 5 añitos, según nos contaba mi abuela. Este matrimonio, al cabo de un par de años fueron padres biológicos de un hermoso bebé, y el hermanito tagalo siempre estaba acechando sobre la cuna o sobre el cochecito de capota del recién nacido, ¡vamos, que no le quitaba ojo¡, y la mamá, extrañada, le preguntó un día: -¿ por qué estás siempre tan pendiente de tu hermano?- a lo que el niño le respondió: ¡es que debe de estar tan tiernecito! ¡Vamos, que se habían traído a un antropófago!, y tuvieron que repatriarlo; y como mi abuela de todo hacía un chiste, ya que se reía de su propia sombra, (era el humor personificado ), nos decía: cualquier día, si no se llegan a percatar, se encuentran al bebé en los puros huesitos. ¡Cosas de mi abuela!


La infancia y adolescencia de mi abuela transcurrieron entre Cartagena y Pontevedra, debido a los destinos militares de su padre. Siempre guardó muy gratos recuerdos de la primera ciudad, donde años más tarde, mi madre y sus hermanas pasaron largas temporadas. ¡Y de Pontevedra qué voy a decir! Conoció a mi abuelo, del que poco pudo disfrutar, pues murió muy joven dejándola viuda con los cuatro hijos habidos en su efímero matrimonio (3 niñas, y un niño que murió a muy corta edad). Tuvo, por ello, que jugar un papel de madre coraje, algo que siempre fue. En una ocasión, en plena guerra civil, tuvo que transportar a mi tío en un carruaje, haciéndolo pasar por vivo cuando ya no lo estaba; por aquel entonces, y aunque había contraído nuevas nupcias con el hermano de su marido por pensar que sería el mejor padre al ser también el tío, ya se había separado, pues el matrimonio hizo aguas a los 3 o 4 meses cuando ella se percató que él sólo quería vivir holgadamente a costa suya y pretendía ser el tutor de los niños. Hizo las maletas y dijo: niños, nos cambiamos de casa. Bueno, el tema de los cambios de casa es un punto y aparte en la vida de mi abuela.

No consiguió nunca el divorcio, ya que él dijo que si no podía disfrutar de ella, ningún otro lo haría, y ¡vaya si lo cumplió! Pero ella consiguió ser reviuda, y cobrar la pensión de viudedad, algo que la hacía partirse de risa por pensar que, después de 40 años separada, si el tío Luís,- como ella le llamaba- se llegara a enterar, se retorcería en el más allá. ¡Cosas de mi abuela!

Recuerdo que cuando murió mi padre, en la familia eran cuatro mujeres, cada una con un estado civil diferente: mi abuela, separada; mi madre, viuda; la siguiente hermana, casada y, por último, la pequeña, soltera.

Una anécdota simpática: mi “abuelastro”, al que ni siquiera recuerdo aunque sé que de pequeños lo visitábamos en Madrid, era bastante maniático y sibarita; en la casa había servicio doméstico y se solía quejar de que algunos platos de comida, como la tortilla francesa por ejemplo, no estaba en su jugo, por lo que hacía venir a la cocinera para que le hiciese otra. Pero eso le duró 2 o 3 días, porque mi abuela tomó cartas en el asunto y le dijo a Severina, pues así se llamaba la cocinera: cuando el señor le pida que le haga una nueva tortilla, se la lleva a la cocina y allí simula que bate un nuevo huevo, y después le presenta la misma. Y así se hizo; y aquél, tan contento decía: ahora sí. ¡Cosas de mi abuela!

Ya vivían en Vigo, una ciudad preciosa, donde mi abuela consiguió, gracias a José Calvo Sotelo, Ministro de Hacienda en la época de la II República Española, una administración de lotería que se les otorgaban mayoritariamente a huérfanos y viudas de militares. La hizo llamar ex profeso a Madrid para conocerla porque según él, nunca había recibido tantas cartas de recomendación sobre una persona; y, es que mi abuela, era una mujer avanzada en su tiempo, muy culta, lista, inteligente, aguda, de una gran belleza, emprendedora, con un don de gentes fuera de lo normal, simpática, ocurrente, negociante y muy querida por todos los que la conocían.

Antes de conseguir la Administración de lotería, como había que subsistir y alimentar a cuatro criaturas, mi abuela no perdía oportunidad de trabajar, a pesar de no haber tenido necesidad de hacerlo desde su nacimiento; pero a la vida hay que lidiarla y saber torearla, así que, y aludiendo metafóricamente al arte de Cúchares, mi abuela siempre consiguió salir a hombros y por la puerta grande ¡Cosas de mi abuela¡


Durante la II República -no daré fechas exactas pues no dispongo de ellas-, estando en Vigo Felipe Sánchez como Comandante Militar de la Plaza, mi abuela leyó un anuncio en el que se buscaba a alguien para cubrir la vacante de secretaria y, ni corta, ni perezosa, allá que se presentó y, fue elegida para el puesto. Su alegría fue grande y, mayor su regocijo: había conseguido un buen trabajo. Mas, lamentablemente, en pocos meses tuvo que abandonar el puesto, ya que según contaba en casa, no soportaba la gran cantidad de penas de muerte que el Comandante Militar firmaba a diario, por lo que se sentía asqueada y con verdaderas náuseas. Pero en aquellas fechas sus hijos eran pequeños y nos les decía la cruda realidad, aunque después de unos años les relató la verdad. ¡Cosas de la vida que jamás mereció presenciar!

Pero tras las penas siempre llegan alegrías y la administración de loterías le fue concedida, noticia que le produjo una gran satisfacción; y como tenía una conocida, que también la pretendía, Doña Julia, otra señora viuda y, se la dieron a ella, le pareció que lo más correcto era emplear al hijo de la misma, para que le regentara la administración. Y allí entró Julio, del que también hay alguna que otra anécdota que contar; aunque, eso sí, a su debido tiempo.

Por entonces habían vuelto a cambiar de casa. Según mi abuela, cada mudanza equivalía a un incendio y tengo entendido que durante su estancia en Galicia, entre Vigo y Marín, fue algo que se produjo en 38 ocasiones. Siempre encontraba un motivo: que si era soleada, que si estaba bien situada, que si tenía unas bonitas macetas llenas de plantas, una terracita... En fin ¡cosas de mi abuela!

Cuando la administración de loterías empezó a funcionar y a producir beneficios, pasaron un año entero viviendo en Oporto (Portugal), y Julio les enviaba dinero todos los meses. Era un hombre de total confianza. Después empezaron a pasar los veranos en una bonita localidad, también portuguesa, que en las ocasiones que he viajado a desde País nunca he dejado de visitar, ya que tanto mi abuela, como mi madre y sus hermanas, siempre nos hablaban de ella con verdadero cariño y por la que sentían mucha morriña; se trata de La Póvoa de Varzim. Sobre esta localidad también referiré alguna que otra anécdota, ya que haberlas, haylas.

Cuando veraneaban en La Póvoa de Varzim, mi madre y su hermana mayor, mi tía Chicha, eran casi unas pollitas, palabra con la que mi abuela llamaba a las niñas en la edad de la adolescencia, (con la misma que después se referiría por igual a mis primas, mi hermana y a mí), equivalente a la después denominada como edad del “pavo”. La otra hermana y el hermano seguían siendo unos niños que por aquellos años vivían a caballo entre Vigo y Marín, y en la época estival acudían a la Póvoa después de terminar los cursos escolares.

La Póvoa, es una ciudad costera que se encuentra en la región de Douro Litorial ( Oporto ), es una llanura situada en la costa norte de Portugal, después aprisionada entre el mar y la sierra. A uno y otro lado de la ciudad contrastan singularmente la gran estación balnearia con casino, y el muy popular barrio de los poveiros (habitantes de la Póvoa).

Pues bien, compartían una casa bastante grande en la que vivían una tía y una sobrina, provista de dos plantas. Allí se reubicaban todos. Mi abuela hizo mucha amistad con la sobrina de la tía a la que llamaba cariñosamente “La menina Esperanziña”, de la que también relataré alguna anécdota vivida en compañía de mi querida abuela.


Allí vivían los 7: mi abuela y sus cuatro retoños, y la tía con la sobrina. Lo hacían en armonía y de vez en cuando recibían invitados. Con ocasión de una cena, mi abuela que ya “falaba” un poco el Portugués, solicitó que le pasaran las vinagreras, pidiéndolas en el idioma local, requiriendo “o comboio”, por aquello del convoy en castellano; creo que hubo una estruendosa carcajada por parte de todos los asistentes lugareños, ya que había hecho una mezcolanza de idiomas y, al pedir el comboio, se estaba refiriendo al “tren”, ya que a las vinagreras o convoy, en portugués se le llama “galheteiro”. Pero bueno, ya saben ¡Cosas de mi abuela!

Me recuerda mi madre que el casino era muy bonito y, por lo visto, muy visitado; les encantaba ir a la puerta para ver llegar a la gente vestida con sus mejores galas. Según palabras de ella, “era puro glamour” la gente que allí acudía. Los jueves por la tarde, para la gente joven existía lo que los portugueses llamaban una “Cha Danza”, que consistía en té y baile; vamos, algo parecido a los posteriores “guateques” de los que muchos de nosotros hemos disfrutado en nuestras casas. Pues allí acudían y tomaban su té y echaban sus bailecitos, algo así a lo que hoy serían bailongos con calimocho, o botellón callejero. ¡Cómo cambian los tiempos!

El Casino de la Póvoa es de los años 30, de estilo neoclásico y, por supuesto, la gente acudía a jugar, pero mi abuela, con su amiga inseparable, la menina Esperanziña, tenía otros intereses, naturalmente surgidos su cabecita negociante, y allá que se presentaban perfectamente trajeadas. Llegaban con pesetas y cambiaban a escudos y pasaban la tarde. En ocasiones jugaban al “rojo y negro”, por lo que la apuesta de una la recuperaba la otra, no perdiendo nunca dinero y, por supuesto, salían del Casino, pero con los escudos, nunca con las pesetas; claro que esto tenía una explicación muy sencilla: ellas ganaban en el cambio, pues al día siguiente iban al banco y cambiaban los escudos otra vez por pesetas, he aquí el quid de la cuestión. ¡Cosas de mi abuela!

Visto lo visto, -en unas semanas- se debieron de percatar en el Casino de la jugada maestra y les dijeron que ellos no eran cambistas, que si querían acudir “debían hacerlo con escudos, ya que para eso existían bancos a los efectos oportunos”. Así, lo que el "negociete" familiar se fue al traste. Mi abuela siempre nos recordaba la anécdota con verdadera gracia, pues nos decía que haciendo gala de la típica picaresca española, habían pasado unas extraordinarias tardes, llegando a obtener unos pequeños beneficios económicos. ¡Cosas de mi abuela!

Pocas peripecias  quedan que contar de la Póvoa, pues ese verano -era ya 1936- en julio, con el Alzamiento Nacional y el posterior estallido de la guerra civil española, recibieron una llamada de Julio ( el empleado de la lotería ), que les avisaba de que se había prohibido enviar dinero fuera de España, por lo que decidieron volver de inmediato a Vigo y Marín, ¡Fatídicas cosas de la vida!

Y otra vez de vuelta a Vigo, aunque pasaban grandes temporadas en Marín, ya que las dos hermanas mayores Chicha y mi madre, estudiaban en el Colegio del Sagrado Corazón, de los Placeres, una localidad muy próxima a dicho pueblito. Es un colegio precioso construido en un montículo sobre el mismo mar, teniendo como vista todo el océano Atlántico; mi madre recuerda que había una balaustrada donde pasaban largos ratos, leyendo y charlando.


Como vivían a caballo entre Vigo y Marín, cuando estaban en el más cercano al colegio habitaban en un chalet que mi abuela hizo construir en una parcela que compró, llamado Villa Holanda, del que tan buenos recuerdos todavía conserva hoy mi madre. Siempre que nos habla de él, nos hace rememorar tanto el jardín, como el pórtico que precedían a la entrada de la casa, y la huerta trasera; supongo que de ahí le viene a mi querida mami su afición a las flores y plantas, que todavía hoy aquí en su casa de Valencia, sigue cultivando con cariño y esmero en su querida terracita.

Dada la cercanía, estudiaban en régimen de media pensión y, como lo hacían con dos amigas, casi vecinas, que eran hijas del Almirante Salvador Moreno Fernández, por aquel entonces Jefe de la Base Naval de Marín, que posteriormente pasó a ser Ministro de Marina, que en el año 1943 trasladó la Escuela Naval de San Fernando, de Cádiz a Marín, (Pontevedra), casi siempre iban en el mismo coche con el que ellas eran trasladadas al colegio, que no era otro que el del padre de las niñas mencionadas.

También tiene bonitos recuerdos de los bailes a los que eran invitadas en la Base Naval, ya que iban con sus mejores galas, y hay que reconocer que, tanto mi tía Chicha como mi madre a la que todos llamaban cariñosamente Nené, eran dos “pollitas” muy, pero que muy guapas, allá dónde iban hacía que la gente volviera la cabeza.

A mi abuela, -cómo no-, algún que otro pretendiente le salió viviendo en Marín. Del que más se habla en la familia era de un marino, del que no voy a dar el nombre, a pesar de haber fallecido, que después contrajo matrimonio, del que tuvo varios hijos; sólo diré que le llamaban Perico, y que, al parecer estaba locamente enamorado de mi abuela. Pero su situación de separada hacía imposible una relación de pareja acorde con aquellos tiempos, ya que las “juntaeras” no estaban bien vistas. Y, desde luego, mi abuela tampoco lo hubiera consentido ¡Cosas de mi abuela!

En los períodos que vivían en Vigo, las dos hermanas estaban en el colegio en régimen de internado, algo que fue una constante en la vida de mi madre, pues al cabo de un par de años, dado que el colegio, al estar enclavado encima del mismo mar, por lógica rezumaba mucha humedad, que le producía constantes resfriados, tuvo que ser trasladada a la preciosa ciudad de Granada. Cuando llegó, mi madre se quedó asombrada porque no entendía a las compañeras ni a algunas de las monjas, dado el acento tan andaluz con el que hablaban; a lo que poco a poco se acostumbró.

Ya se encontraba España inmersa en la aciaga guerra civil y, como a tantas personas, a mi abuela le volvieron los problemas. En esta ocasión a consecuencia de que durante la contienda, la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre que emite la lotería, dejó de hacerla y recogió el testigo la ciudad de Sevilla, aunque con la particularidad de que, en vez de enviarla a nombre del titular, o sea, al de mi abuela, como se venía haciendo, se remitía al número de la administración, en este caso la número 4 de Vigo, por lo que le llegaba a Doña Julia, la conocida de mi abuela y madre del empleado, que regentaba la lotería, e ingratamente, dio por hecho que los beneficios debían de ser exclusivamente suyos. ¡Xanfonadas de la vida!

Así le pagó a mi abuela su generosidad. Un acto repulsivo que al final le pasó factura, ya que al llamamiento de que todos dieran lo que poseían de valor para paliar la causa, tanto por parte de Republicanos como de Nacionales, el hijo de Doña Julia, que había atesorado gran cantidad de monedas, dado que en aquella época el precio de los décimos de lotería eran 3, 4 y 5 pesetas, cuando eran de plata. ¡Esas sí que eran de las antiguas!


El citado Julio se negó a entregar el capital que poseía, pero dado los casos que veía a su alrededor en que entraban a las casas en busca del dinero, plata y joyas de cierto valor, y conocedor de que en la mayoría de los casos dónde encontraron dichas pertenencias escondidas, a sus dueños se los llevaron y no los volvieron a ver, el hombre, por pánico a que le ocurriera lo mismo, cayó en una depresión esquizofrénica paranoica que llevada a sus últimas consecuencias, le produjo un complejo tipificado como manía persecutoria, que fue incapaz de soportar y terminó suicidándose. ¡Cosas de la mala conciencia! A pesar de los pesares, cuando mi abuela se enteró del triste suceso lo lamentó de todo corazón. ¡Nobleza de mi abuela!

Mi abuela, ante tal revés dejó correr el tiempo y, en espera de nuevos acontecimientos, “se puso las pilas” y buscó un nuevo trabajo; en esta ocasión se empleó en la oficina de Correos, donde no estuvo muy a gusto, a causa de dos empleadas, ya que, por lo visto y según nos contaba, “eran dos solteronas que por el mero hecho de que ella se hubiera casado en dos ocasiones le tomaron ojeriza”. Con el buen humor que le caracterizó siempre, decía que “ese par de góticas” (palabra que utilizaba para llamar a la gente cursi, impertinente o remilgada), “se quedarían para vestir santos de por vida, ya que eran unas envidiosas avinagradas”. ¡Cosas de mi abuela!

Para reforzar la situación familiar también se colocaron mi madre y su hermana mayor; mi madre entró a trabajar como secretaria taquígrafa ( era de lo mejorcito que he visto en mi vida, y, hoy en día todavía recuerda parte de los signos, a mí por ejemplo se me han casi olvidado), en la Unión de fabricantes de Conserva de Vigo; y mi tía Chicha hizo lo mismo en una fábrica del ramo y, como le dijo al jefe que su hermana ganaba más, a ella le subieron el sueldo a la misma cantidad. Con una parte de esa aportación familiar contribuían a pagar el colegio Alemán de mi tía Conchi (la pequeña) ya que por aquellas fechas, el hermano pequeño, mi tío Rafaelito, ya había fallecido a la corta edad de 11 años.

Aunque mi abuela, que siempre andaba maquinando ideas, al no estar muy contenta, pronto tuvo otra ocurrencia: viendo que en España había escasez de material fotográfico, contactó con una persona que residía en el Archipiélago Canario, -no sé exactamente en qué Isla- que disponía de una gran cantidad de dicho material y, empezó a comprarle con la intención de revenderlo en la Península ¡Cosa que por supuesto hizo!

Cuando oía que una ciudad había caído en manos de los Nacionales, redactaba una carta circular y la enviaba ofreciendo dicho material. Pronto empezaron a lloverle pedidos, y mi madre recuerda que se pasaban el día haciendo paquetitos y enviándolos a los clientes. Así estuvieron una buena temporadita y, cuando parecía que todo iba miel sobre hojuelas, ¡zapatazo que te crió!: se personó en casa de mi abuela un posible cliente, enterado de que disponía de ese cotizado y preciado material, pretendiendo que le vendiera todo el stockaje del que disponía pagándoselo al doble que lo que ella lo vendía.

Se negó en redondo diciéndole que tenía muchos clientes que dependían de ella y que, por supuesto, no los podía dejar sin material. Le indicó a continuación que si quería la misma cantidad que enviaba a los demás, no había ningún problema: pero el “buen señor”, por llamarle finamente de alguna forma, no se conformó, ya que lo quería todo para él; ¡sabe Dios a qué precio lo hubiera puesto después a la venta! Dio media vuelta y abandonó la casa de mi abuela. Pero se dirigió inmediatamente a la Delegación de Hacienda donde la denunció por intrusismo, conocedor de los perjuicios que ello le podían acarrear, ya que no estaba colegiada en el epígrafe correspondiente de Agentes Comerciales, lo que le hubiera permitido vender dichos materiales, sin consecuencias nefastas. ¡Cosas de mi abuela!


No tardaron en personarse en casa de mi abuela unos agentes que, además de la denuncia pertinente, le decomisaron todo el material del que disponía. ¡Porca miseria!

¡Con lo fácil que hubiera sido venderle a aquél CANALLA todo el material al doble de precio que se lo vendía al resto de sus habituales clientes y, como vulgarmente se dice, haber hecho el “agosto”¡; pero la gran generosidad y nobleza de mi abuela le impidió traicionar a quienes en ella confiaban, sabedora de que les era necesario el material que les suministraba, por lo que se quedó: descompuesta, denunciada y por supuesto, sin material. ¡Cosas de la grandeza de mi abuela!

Viendo los últimos acontecimientos, decidió volver a trabajar en Correos y soportar a las dos “góticas avinagradas”, hasta que la guerra tuvo a bien finiquitar y las aguas volvieron a su cauce. Pero eso, amigos, es harina de otro costal.

Así pues, pasados unos meses de trabajo con las “góticas avinagradas”, el 1 de abril de 1939, la guerra civil llegó a su fin, por lo que mi abuela volvió a recuperar la Administración de lotería, ya que volvieron a enviarle los billetes de la misma a su nombre.

Ese invierno, mi madre fue trasladada al Colegio del Sagrado Corazón, de Granada, para evitar que siguiera cogiendo los catarros que le producía la humedad del de Los Placeres. Como ya comenté, le hizo mucha gracia oír el diferente acento por el deje andaluz, que al principio no conseguía entender, pero en poco tiempo, ya era “pan comido”. Siempre que volvía a casa en una de las épocas vacacionales del colegio, recuerda que nunca lo hacía a la misma de donde había partido. ¡Las mudanzas de mi abuela!

En una ocasión, mi abuela hizo una escapada a Madrid tras recibir una carta de su hermano Javier, otro “trotamundos” (algo que por lo visto se ha dado mucho en la familia, ya que mi padre lo fue y, mi hijo también lo es), que vivía en México, adonde se había trasladado, después de casarse con una chica que conoció en Vigo, y de la que se enamoró perdidamente. A la que siempre llamamos Mami Luz; con ella tuvo una hija que en varias ocasiones ha visitado Melilla

Ella es mi querida tía Manola, toda una señora, réplica exacta de mi abuela. Hoy cuenta con 84 espléndidos años, y todavía, como dicen por allí, ¡”maneja su carro”! Se trata de una mujer vitalista, a la que ya conocía de haberla visto en España en varias ocasiones. Me invitó a pasar con ella y su familia la Navidad de 2004/2005, en su casa de Chapultepec, una zona preciosa de México D.F. donde tuve el gusto de disfrutar de su excelente compañía y “platicar” infinidad de temas sobre la familia. Mi tía, al igual que mi abuela, también tuvo que ser otra madre coraje. ¡Cosas de familia!

En la carta que mi abuela recibió de mi tío Javier, le explicaba que había enviado a España, en tiempos de la guerra, dos vajillas y sus correspondientes cristalerías, que son una auténtica maravilla, una roja y otra blanca; la roja era de la familia de Mami Luz y lleva sus iniciales; los platos tienen diferentes motivos policromados: flores, querubines, frutas, etc; todo ello ribeteado en rojo y oro. A esta vajilla, fabricada por Hache Jullien&Cíe, y su cristalería a juego, en rojo y cristal transparente de auténtico Bacará tallado, se le concedió la medalla de oro de la exposición de Vierzon (París) en 1878. Hay que reconocer que es una verdadera filigrana.


La otra; la blanca, es otra preciosidad; pero ésa es otro cantar, ya que el suegro de mi tío la adquirió en una subasta. Hasta aquel momento había permanecido en un convento de monjas, donde la había dejado en depósito Carlota, esposa de Maximiliano de Austria, Emperador de México. Tiene una historia con connotaciones aristocráticas muy importantes. Sólo decir que está hecha a mano, es blanca, y los bordes están perfilados con esmalte azul (turquesa) y oro. La cristalería es toda tallada en blanco con algo muy peculiar y simbólico: un dibujo incrustado, tanto en el fondo de cada plato, como en todas las copas, que es una corona ducal; claro que, a pesar de saber el ducado y el ordinal, -eso no lo voy a relatar-. Pero sí, que son ¡Auténticas piezas de coleccionista!

Las vajillas mencionada, también tuvieron que hacer unas cuantas mudanzas, (era el estigma familiar) ya que de Madrid pasaron a Cartagena, después a Melilla y de allí viajaron con mis padres a Alcalá de henares, Bétera y por fin, a Valencia (también aquí pasaron por más de una vivienda), donde en el año 1970 decidimos abrir aquellas inmensas cajas de embalaje, encontrándonos con la sorpresa de que muchas piezas, o estaban rotas o lascadas. Se intentó ver la forma de reponerlas pero los precios que nos dieron eran algo impensable, ya que al estar hechas a mano, una en Viena (Austria) y la otra en Vierzon (París, Francia), el igualarlas era prácticamente imposible; nos dijeron que el pulso con el que se habían realizado era increíble y difícil de igualar, por lo que dejamos de insistir sobre el tema.

Unos pocos meses después de finalizar la guerra civil, mi abuela decidió irse a vivir a Madrid, pues dada su condición de separada y que sus tres hijas ya era unas “pollitas”, se encontraba incómoda en Vigo, para lo que dejó a otra empleada en la administración de lotería. La verdad es que era una mujer que no se paraba ante nada, y mirad por donde, estando un buen día con unas amigas, conoció a Pepita, ( voy a omitir el apellido, aunque era muy conocida), una señora que vivía en Melilla, y también tenía una administración de lotería. Un día, charlando entre ellas, la señora le comentó que dado, que su marido era masón, estaban perseguidos y no se les permitía tener negocios, por lo que le era imposible volver a Melilla. Así que mi querida abuela ni corta ni perezosa le dijo: oiga, se me está ocurriendo una idea, podíamos hacer una permuta, Vd. Se va a Vigo y yo a Melilla, ¡vamos, como si fuera aquello de “tú a Boston y yo a California”!

A las dos les pareció una magnífica salida a los problemas de ambas, por lo que empezaron a tramitar la permuta en el Ministerio de Hacienda, que no tardó en llegar y casualmente fue la primera que se hizo en España. ¡Cosas de mi abuela!

Desde Madrid partió la familia a Málaga, y de allí embarcaron con más baúles que la Piquer hacia mi querida Melilla, excepto mi madre, que seguía interna en el colegio de Granada y, por lo tanto, era ajena a este nuevo cambio de residencia, del que no tardó demasiado en enterarse en una de las siguiente cartas, que mi abuela le escribía, en la que le decía:

“Querida Merceditas, ya no vivimos en Madrid; nos hemos trasladado al norte, pero no a Pontevedra, sino al norte de África, pero tranquila que seguimos en España. Nos hemos instalado en Melilla, una pequeña pero preciosa ciudad, de la que, cuando vengas, podrás disfrutar”.

A finales del año 1939, o quizás principios del 40, -tengo ciertas dudas- y mi santa madre no me saca de ellas, desembarcó mi abuela y mis dos tías, Chicha y Conchi, en mi querida tierra; era la primera vez que veían el puerto de Melilla, algo que después de unos años, se convirtió en una constante, ya que al dejar la ciudad, tanto mis padres como mi tía Chicha con su familia, mi abuela y mi tía en muchas ocasiones, vinieron a la península, y durante muchos años el único medio de transporte para atravesar el estrecho era por vía Marítima.


En otra ocasión en la que volvía de Melilla por el mismo medio junto con unas primas que vivían en Murcia, en 1968, cuando ya había fallecido mi padre, en el barco me ocurrió una anécdota, que la voy a omitir, pero fue de “chupa de dómine”; mi sorpresa fue cuando, pasados unos días, oí un comentario sobre lo ocurrido, en el Club Marítimo, aunque no sabían a quién le había pasado, y pensé, ¡tierra, trágame, ni digas ni pruna!

Nos recordaba siempre mi abuela, que en ese primer viaje, le perdieron más de uno de los baúles en los que transportaba todos sus enseres, algo que nunca más le volvió a ocurrir, ya que a partir de aquella mala experiencia, siempre que viajaba tomaba la precaución de decir que era la hija del Contralmirante De Gaztambide, y le ponían en la aduana una marca con “tiza blanca” en sus equipajes, lo que le valió para que jamás tuviera que pasar un control. Ella se las pintaba sola para evitar males mayores. ¡Cosas de mi abuela!

Cuando tenía 15 años, en un viaje que hice en avión desde Valencia, cuando aún no había aeropuerto en Melilla, creo que el destino fue Tahuima y después en un autobús, por llamarle de alguna forma, nos trasladaron a Melilla, tengo que reconocer, que pasé algo de miedo, ya que todos los viajeros, excepto yo, eran musulmanes, con un aspecto un tanto, por aquel entonces para mí “inusual” ya que no estaba acostumbrada a ver por aquí (en la Comunidad Valenciana), a tantos juntos vestidos de una “guisa” más bien precaria, casi harapienta y con un tufillo sospechoso, claro que seguramente influido por la cantidad y el calor, y me observaban -o eso me parecía a mí- “mu raramente”; pero a Dios gracias llegué sana y salva. ¡Ay, Señor, qué “canguelo”!, ya que algunos me miraban con ojos de apetito.

Pero el regreso lo hacía en barco, aunque no era mi primer viaje en ese medio, ya que a los 9 años fui con mi tía Conchi desde Valencia, haciendo escala en Alicante, -¡échale millas marinas!-, a pasar un curso escolar, al igual que había hecho mi hermano con anterioridad y posteriormente hizo mi hermana.

En aquel viaje, ya era yo, una “pollita”, como a mi abuela le gustaba llamarnos a las niñas de esa edad, y si mi pelo era claro por lo habitual, en la estancia estival donde desde luego disfruté de lo lindo y conservo preciosos recuerdos, ya que me enamoré por primera vez, se me volvió rubio, rubio, y al llegar a la aduana de Almería, rumbo a Murcia, después de coincidir en el barco con unas niñas con las que entablé amistad, y me invitaron a su casa unos días, me surgieron “problemillas”, ya que …

A mi abuela se le ocurrió hacerme para el viaje una rica, rica, empanada gallega, que las hacía para chuparse los dedos; a mis compañeras de fatigas, en la aduana no les hicieron abrir el equipaje, supongo que por ser más morenas de piel y pelo, y más menudas que yo mientras a mí me debieron confundir con una “guiri”, ya que me inflaron a preguntas, y cuando me hicieron la del millón, o sea: qué llevaba en la bolsa en la que transportaba la “empanada”, lo terminé de arreglar al decirles, que la “susodicha” estaba rellena de cocaína y diamantes, ¡se armó la de Dios es Cristo!, -qué poca correa tiene la gente-. También les dije que si me la abrían me la tendrían que volver a cerrar, ¡y vaya que lo hicieron!, pero me marearon hasta el punto de perder el autobús a Murcia. Aunque, eso sí, me llevé la empanada conmigo. ¡Travesuras de Merchita!

Menos mal que cogimos el siguiente, ¡faltaría más! y ni que decir tiene la pechá que nos pegamos de comer empanada durante todo el viaje, mis amigas, los pasajeros y el conductor incluido; al que creo que no se le habrá olvidado, pues armamos en el trayecto , “la marimorena” ¡anda que no nos reímos ni ná!


Cuando en el año 1941 mi madre llegó a Melilla para unirse a la familia, instalada allí desde un año y medio antes, procedente de Granada, vivían en unos chaletitos enfrente de la Hípica que mi abuela había comprado, uno se llamaba Villa Maruja, es el que más recuerda mi madre, y, según parece, les encantaba estar por allí, y sus desplazamientos tanto al centro como a casa de algunas amigas que vivían cerca de Farhana los hacían en bicicleta; allí pasaron unas buenas temporaditas, pero mi abuela volvió a las andadas de las mudanzas y se cambiaron a la Calle Teniente Coronel Seguí. Más tarde compró un piso en la calle General Prim 14, y un buen día se debió fijar mucho en la Casa de los Cristales, ya que se enamoró de ella, y allí que se instalaron en el año 1944, en la que durante 60 años fue la residencia familiar, hasta que en el 2004, falleció mi tía Conchi. ¡Cosas de mi abuela!

De esa casa guardo muy gratos recuerdos, a pesar de que en el año 1960, cuando fui con mi tía desde Valencia en barco a pasar un curso escolar en el colegio del Buen Consejo, (como ya he comentado con anterioridad), estando en la salita frente a la conocida tienda de “La Corona”, me quemé las dos piernas.

Era el 21 de diciembre, y estaba mi abuela, mi tía y también mi tía Angelita, la mujer de Rafael Boix, la que me decía que me fuera a jugar con su nieta, mi amiga, Mª Tere, que vivía enfrente, pero yo, con ellas allí, estaba muy a gustito, y se levantó mi abuela a llevar una taza a la cocina, con la mala pata, nunca mejor dicho, que tropezó con el pie y se desplazó la goma de la bombona de butano, e ¡incendio al canto! Yo salí corriendo a la puerta a pedir socorro, y me di cuenta que me picaban la piernas, y al acto reflejo de rascármelas, me percaté de las grandes quemaduras; ¡catastrofia invernal! En fin, cosas para el recuerdo. Pasé unos cuantos meses muy fastidiada. No dijimos nada en mi casa para que mis padres no se preocuparan, y mi tía tuvo la santa paciencia de curarme a diario tal como indicó el médico y gran amigo de la familia; El Dr. Gámez Morón; gracias a él y a mi tía no me quedó señal alguna. ¡Grandezas de mi tía!

Aunque eso sí, me empeñé en poder ver el árbol de Navidad, que siempre se ponía arriba de la Avenida, ya que nunca lo había visto antes, o si lo hice fue con menos de cuatro años, y allí nos encaramamos, las tres; mi tía, mi abuela y la “cojita” de turno. Mis dos espléndidas muletas fueron ¡ellas! Durante todo el tiempo que las necesité para paliar mis grandes picores y los dolores que las graves quemaduras me produjeron. Hasta la escarlatina se cebó conmigo, pues en la tarde de Reyes se le ocurrió hacer su aparición triunfal. ¡Cosas de la vida!

Antes de vivir en la Casa de los Cristales, mi madre empezó a jugar al baloncesto (deporte que también había practicado en su colegio), con el equipo de la Sección Femenina de Melilla (de La Falange), aunque dada la pequeña pérdida cognitiva que empieza a hacer mella en mi madre, hay dudas sobre cuál era realmente e intrínsecamente el nombre de dicho equipo. ¡Cosas de la edad!

Pues bien, el equipo funcionaba y decidieron hacer un torneo, o liguilla, aunque ella le llama “una tourné”. Primero, según recuerda mi madre, jugaron en Melilla contra el equipo visitante, que en aquella ocasión era el de Villa Sanjurjo y, ganó el Melilla, entonces, de allí fueron a jugar a Larache, venciendo el equipo visitante, o sea, el Melilla y, con motivo de este partido les ofrecieron un vino de honor en el Regimiento de Caballería nº 15 y, allí conoció al que un par de años más tarde se convertiría en su marido, o sea, mi futuro padre, pero el torneo tenía que continuar, y partieron hacia Tetuán, donde perdieron y, por lo tanto regresaron a Melilla. ¡Cosas de la liguilla!


Al cabo de más o menos un año y medio de haber conocido en aquel vino de honor al que sería mi querido y añorado padre, y que no había vuelto a ver; en uno de los bailes a los que acudía regularmente con sus hermanas y amigas, en la Hípica. Estaba mi madre charlando, cuando se le acercó un apuesto y alto caballero y, dirigiéndose a ella, le preguntó: ¿Quieres bailar, Nené?, mi madre al oír la voz giró la cabeza y … Allí estaba Luís, el Capitán que conoció durante el vino de honor en Larache alrededor de un año y medio antes, (conocido en Melilla con el sobrenombre de … ) ahí dejo la incógnita por no incurrir en la inmodestia, pero guapo, guapo, era un rato largo; ella se sorprendió al verlo y le preguntó: ¿Qué haces tú por aquí?

He sido trasladado al Regimiento de Caballería Alcántara nº 10,-dijo- así que a partir de ahora residiré por aquí. Y sin más preámbulos se pusieron a bailar. Se vieron en un par de ocasiones ya que mi padre se fue a la Academia de Transformación de Villaverde (Madrid).

Mientras, mi madre seguía con su familia y el baloncesto. Ya mi abuela desde que llegó a Melilla era la propietaria de la administración de lotería número 2 (regentada por una amiga de la familia durante muchos años), en un portal de tamaño mínimo que evoco en mi registro retentivo como un simpático “cuchitril” (término cariñoso de aquel localito), al que me encantaba ir en mis visitas de niña-pollita, y me deleitaba viendo cómo se vendían los décimos, y si se terciaba entregaba alguno bajo la atenta mirada de mi tía o abuela. Estaba situado en la Avenida, entre El California y Mónaco; esa Avenida por la que tantos han paseado sus amores y, que siempre que estoy en mi tierra me gusta tanto recorrer y, me sigue produciendo, una y otra vez más, la sensación subliminal de encontrarme en casa. ¡Cosas de mi tierra!

Cuando mi padre volvió, destinado esta vez al Regimiento de Regulares nº 2, comenzó la relación que a los 6 meses más o menos les llevaría al altar, ya que mi padre era mayor que mi madre, pues le llevaba 15 años. Y, dado que tenía su situación profesional solucionada, ¿para qué esperar más? ¡Cosas del destino!

Esa idílica relación cortita, pero intensa, la disfrutaron haciendo lo que más les agradaba, como, ir al cine, que era la afición por antonomasia de mi padre, que le duró muchísimos años, ¡vamos, hasta que la Televisión irrumpió en nuestros hogares!, pasear por la Avenida, sentarse a charlar con los amigos en el Metropol, el California, etc. También tomaban sus aperitivos y correspondientes tapitas, asistían a veladas en el Casino Militar, verbenas en la Hípica y Club Marítimo, ¡algo digno de envidia!, que hoy en día, como apuntaba la canción de María Dolores Pradera, como que no se estila

No puedo dejar de comentar que por aquellos años, a mi abuela se le ocurrió otra de sus brillantes ideas, como fue publicar en el periódico El Telegrama del Rif un anuncio en el que pregonaba a los cuatros vientos, que tenía en su poder las dos vajillas y sus correspondientes cristalerías, dando datos del valor de las “joyas familiares”, como siempre le gustaba llamarlas, por si había alguien interesado en ellas.

Y se armó, ¡vaya que sí! Nada más publicada la noticia, la policía se hizo eco de ella haciendo inmediatamente acto de presencia en la Casa de los Cristales donde ya vivían desde hacía un par de añitos, para saber la procedencia de las mismas; menos mal que mi abuela tenía toda la documentación pertinente, recibida de su hermano Javier desde México, aunque se le aconsejó que debido al posible valor de dichas pertenencias era mejor no tentar a futuros mercachifles de dudosa reputación, e incluso a los amigos de lo ajeno, por lo que se retiró de inmediato el anuncio previamente publicado, aunque con los citados “mercachifles” tuvo algún que otro tira y afloja. ¡Cosas de mi abuela!


Una vez olvidado el pequeño traspiés del inoportuno, pero ingenioso anuncio de “las joyas de la familia”, volvió a reinar la paz. Mi abuela continuó con sus quehaceres cotidianos, y si algún día fallaba la persona que tenían como empleada en la lotería, pues allí acudía ella, casi siempre acompañada por mi tía Conchi.

Por supuesto, la relación de mis padres iba viento en popa; cada vez se afianzaba más, e iban haciendo planes de futuro que no tardarían en hacerse realidad. Mi abuela estaba encantada, ya que veía a su hija henchida de felicidad, por lo que ella también lo era. Y cualquiera no, con el yerno que se encontró. ¡Cosas de mi abuela!

Era el verano del año 1946, y aunque para ellos siempre era primavera, verían cumplido su sueño ya entrado el otoño, muy cercano el invierno, pues el 19 de diciembre de ese mismo año, se daban el ¡sí quiero! En la querida y entrañable Iglesia del Sagrado Corazón.

Decidieron hacer el viaje de novios a la ciudad, que vio nacer a mi padre, y pasaron su primera noche como marido y mujer en el barco que les llevaría a Málaga, que por cierto, siempre nos ha relatado mi madre, que siendo un día soleado a pesar de la fecha, en la noche se metió el levantazo, tan típico de nuestra tierra, ¡cómo no!, por lo que la travesía resultó un tanto movidilla.

Llegados a Málaga, el primer punto de destino sería Madrid, y después Valencia, la tierra de mi padre y de toda su familia, ésa que después de unos cuantos años nos acogería a todos, ¡la tierra de las flores y el jardín de los amores¡ Estando ya en ella, mi madre fue presentada a toda la rama, que la recibió con los brazos abiertos alabando el buen gusto que tuvo mi padre a la hora de abandonar su soltería, y se ganó el cariño de todos, del que todavía goza de los que siguen entre nosotros.

La última visita familiar la hicieron a Bilbao donde residía y sigue residiendo la hermana de mi padre, mi tía Maruja, que en la actualidad tiene la gloriosa edad de 94 años, y sólo con oírle la voz tan cantarina, es fácil deducir que se encuentra hecha una auténtica “flor valenciana”, ¡ya firmaríamos muchos! Espero haber heredado algún gen de esa longevidad, ya que también las hermanas de mi abuelo paterno (al que no conocí) vivieron 92 y 94 años. ¡Cosas de familia!

Y de Bilbao, vuelta para Melilla. Allí disfrutaban de su nuevo “estatus”, y unos días antes de que pudieran celebrar el primer aniversario de boda, mi hermano decidió llegar al mundo, eso sí, de pie (dicen que trae buena suerte) y hay que reconocer que así es. Nació en el número 14 de la calle General Prim, y se atrevió a hacerlo en una noche de tormenta, con apagones de luz incluidos, claro que de eso me parecen que todavía no han conseguido librarse. ¡Cosas de mi tierra!

Pues bien, ya había llegado al mundo el primer vástago de la familia: mi hermano Luisito; que durante 3 años y medio fue el rey en solitario de la casa en la que la vida transcurría feliz con el niño, que además era el primer nieto de mi querida abuela y lo siguió siendo hasta la llegada de mi prima Luisi y después: la mía ¡Cosas de la vida!

Mi hermano era un bebé muy bueno, muy tranquilo, calladito y muy obediente, en fin, todo lo contrario que fui yo al llegar a este mundo; y me mantengo en mis trece: en ocasiones un poco díscola, pero ante todo traviesa, alegre y dicharachera.


Mi padre, en ocasiones nos decía que parecía que habíamos nacido cambiados de sexo, no obstante, le encantaba ver como yo siempre tomaba iniciativas y no me derrumbaba ante nada.

Los primeros años de mi hermano los disfrutó con el resto de la familia, ya que mi madre, debido a las guardias de mi padre, pasaba largos ratos en casa de mi abuela, y haciendo lo que más les gustaba en general a todas ellas, que era ni más ni menos que formar “timbas” de póquer, más conocido por el anglicismo de “póker”. Un juego que siempre les gustó a todos y el que mi madre dominaba, por lo que se marcaba cada farol de padre y muy señor mío. Siguió jugando durante muchos años, también en Valencia, con la familia de mi padre, y nos enseñó a jugar, aunque al que menos le gustó fue a mi hermano. Sin embargo, mi hermana Paloma, la peque de la familia, y yo, sí disfrutábamos con este juego, ya fuera el abierto, o el sintético (del que hay diferentes variedades), o el típico “cerrado”, para ir al descarte.

Hemos pasado algunas noches hasta las tantas de la madrugada, mi madre, mi hermana y yo, haciendo nuestras partiditas y, por supuesto partiéndonos de la risa, porque entre las tres nos hacíamos verdaderas “fullerías”. Formábamos un buen trío ¡Cosas de familia!

Un verano -recuerda mi madre-, cuando todavía sólo existía mi hermano, lo disfrutaron en Ketama junto con mi tía Conchi, a la que siempre estuvo muy unida ya que según las costumbre militares si no veraneaban en la Península no disponían de días de vacaciones, por lo que mi padre acudía los fines de semana y, entre visita y visita, allí también se dedicaban a jugar al póker por las tardes- noches Recuerda que un día, en el que la diosa Fortuna no le acompañaba, un camarero le indicó que para atraerla debía de beber algo que contuviera alcohol, y como lo único que le gustaba era el vermut blanco, con sus aceitunitas incluidas, decidió pedir uno, y ¡voilá!, la suerte le sonrió. Según nos contaban, esa noche ganó “un piquillo importante”, con lo que se compró un precioso reloj de oro, del que todavía disfruta.

Ganaba más y quiso retirarse de la partida, pero los demás contertulios no se lo permitieron, ya que, por lo visto, hay unas reglas entre jugadores, y es que el que va perdiendo sí puede abandonar el juego, mientras que el que va ganando, siempre y cuando los demás quieran seguir jugando por aquello de “recuperar”, no puede abandonar la mesa.

Estando una noche jugando en casa de mi abuela, -casi siempre eran las mismas personas-, se hallaban allí las que mencionaré por los apellidos de los maridos, ya que en aquella época era una costumbre muy generalizada: Alicia Bertomeu, Camino Nicolás, Angelita Boix, Soledad Mazo, además de mi madre y mi abuela.

Mientras ellas jugaban, mi tía se dedicaba a rular los billetes de las lotería, arduo trabajo, pues en aquel entonces no había los avances de hoy en día, y comentaba que mientras estaba “rula que te rula”, se fijó en un número, que no era otro que el 1111, y pensó ¡vaya póker de ases!, lo voy a ofrecer por si les apetece, pero siguió con su tarea y no hizo tal ofrecimiento. Ese fin de semana, en la administración de lotería de mi abuela se vendió el segundo premio, que no fue otro que el “bonito póker de ases”: el 1111 ¡Cosas del azar!

Ya contaba mi hermano con algo más de dos años y medio, cuando mi madre quedó encinta otra vez; en esta ocasión vendría la criatura al mundo para el verano, para variar un poco de estación, ya que mi hermano lo hizo casi en invierno.


El embarazo se desarrolló al igual que el primero: sin incidencias, ni molestias; (herencia genética, que me fue transmitida y pude disfrutar), pues de tal madre, tal hija, ya que cuando yo quedé embarazada de mi hijo, al no tener molestia alguna, mi madre dudaba de que lo estuviera, hasta que fui al ginecólogo y, aunque al principio él también dudó, al reconocerme me confirmó lo que yo ya sabía, ampliándome que era una hermosa criatura, como así fue.

La vida en familia continuaba discurriendo con total normalidad, e inculcando a mi hermano que venía un hermanito o hermanita en camino. No se sabía el sexo, ya que en aquellos tiempos no se disponían de los adelantos de hoy en día, aunque mi tía Conchi, tenía un ojo clínico para los embarazos que creo que no falló nunca ninguno, y ya cuando mi madre estaba en el 5º mes de gestación le predijo, que: ¡era una niña!

Conmigo hizo igual en mi segundo embarazo, que tampoco sabía lo que llevaba. En el 5º mes se casó mi hermano, por lo que mi tía se trasladó de Melilla a Valencia; fuimos a recogerla al aeropuerto, y nada más verme me dijo: ¡es una niña!; yo miré a mi alrededor y no veía a nadie, simplemente me estaba vaticinando que en esta ocasión tendría una niña, ¡y vaya que no se equivocó! Algo respecto a esto de los embarazos me ha transmitido genéticamente, ya que vientre que veo de más o menos 5 o 6 meses también suelo dar en el clavo, se me escapan pocos ¡Cosas de familia!

El 30 de junio de 1951, estando mi madre con su familia y las amigas de costumbre, jugando la partidita de rigor (aunque en esta ocasión lo hacían al Mahjong), a la espera del dulce acontecimiento, terminaron de cenar y jugar y, ya entrada la madrugada, cuando mi madre se retiraba a casa con mi padre, sintió su típico sudorcillo del labio superior, vamos, del “bigotillo”, como siempre lo ha relatado ella, que le avisaba que estaba de parto; las contracciones al igual que después yo misma, ni las conocía. ¡Cosas de familia!

Se lo comunicó a mi padre, se acercaron a casa a recoger la canastilla, llamaron a mi abuela, a ese número de teléfono que siempre llevaré en mi mente, -el 2224- y al que cuando llamábamos desde la Península lo teníamos que pedir a la centralita de teléfonos pues no existían las líneas directas. Ese número que, ampliado después hasta nueve cifras, lo tuvieron desde 1944 hasta 2004, año en el que falleció mi tía Conchi.

Llamaron a un taxi, recogieron a mi abuela y emprendieron el camino hacia el Hospital Militar. A menos de medio camino mi madre empezó a sentir que yo venía al mundo, y así lo anunció: ¡mamá, mama, que ya viene la niña!. Creo que el taxista conducía con un susto en el cuerpo que le duraría una buena temporada. Mi padre, que iba delante al lado del mismo, no dejaba de mirar hacia atrás sin conseguir salir de su asombro, mientras mi abuela le decía a mi madre: Nené, Nené ¡espera un poco, aprieta, aguanta, que ya casi estamos llegando! ¡Cosas de mi abuela!

Mi madre insistía en que la niña estaba llegando y, de repente, su vientre se relajó, y ávida por conocer la vida me deslicé fácilmente envuelta en el velo del que venía provista (capa de grasa con la que nacemos algunos bebés), hacia afuera. Tenía prisa por venir al mundo y allí, en el Puente de Triana, puntual como un reloj suizo, nací el mismo día que se me esperaba: el 1 de julio. ¡Para qué esperar más si quería vivir!

En ese taxi lloré por primera vez, y al abrir mis ojos, tras sus cristales pude contemplar el firmamento de mi querida Melilla, en aquella noche estrellada.


Ni el taxista, ni mi padre, ni mi abuela, daban crédito a lo que habían vivido en apenas unos minutos, ( ríanse de la famosa horita corta); no obstante continuamos rumbo al hospital, y al llegar, mi madre ya me llevaba en brazos; a la entrada les atendió una enfermera que al vernos no supo cómo reaccionar, por lo que entró a preguntarle al médico de guardia diciéndole: “doctor, una señora ha dado a luz en un taxi”, a lo que respondió, -¿eso viene en el prensa?-, La enfermera insistió: “no, está en la puerta del hospital”. Atónito, el médico le respondió - perdón por la expresión literal de él mismo, ¡coño, que pase!

Allí pasamos la noche las tres: mi madre y mi abuela, ambas de cháchara comentando lo sucedido y pensando en cómo se lo describirían a la familia y las amistades, aunque sin dejar de vigilar cálidamente mi plácido sueño, y yo misma. Mi padre regresó a casa, y a la mañana siguiente, el taxista que nos recogió, con la cara compungida al pensar que yo podía haber fallecido, acudió a la misma con un pequeño ramillete de flores. Mi padre, muy contento le dio un abrazo, y dándole las gracias por los trastornos ocasionados, le dijo que tenía una niña, extendiendo sus brazos de parte a parte: - así de larga - ¡Cosas de mi padre!

Y hasta aquí este relato del por qué y el cómo de mi nacimiento en Melilla, gracias a “las cosas de mi abuela”, en una ciudad capaz de unir continentes, ya que en el momento de mi llegada al mundo consiguió reunir en tres generaciones: Europa, Asia y África. ¡Cosas de mi querida Melilla!

Si me leéis hasta el final, vaya por delante mi agradecimiento con el deseo de haber conseguido que os haya resultado ameno. Ese ha sido mi propósito al escribir este sencillo, y creo que distraído, corto relato. Y ya que, tanto mi padre como mi abuela y mi tía Conchi, no podrán leerlo, espero y confío en que alguna de las estrellas que aquella noche brillaban se lo sabrán hacer llegar.

Comparte: