Casa de Melilla en Madrid

XXVIII MELILLA A INICIOS DEL SIGLO XVIII

El cronista de la ciudad de Melilla Gabriel de Morales, señala que en 1700 la ciudad contaba con una población de 1.118 habitantes sumando la guarnición y el penal; habiendo también 66 mujeres y 29 niños, sin contar con los numerosos desterrados.

El 24 de mayo de 1702, divididos en tres grupos de 600 hombres cada uno con inclusión de desterrados, a cuyos mandos estaban: José Ferriol, Martín Sagrera y José Paredes, salieron de Melilla y consiguieron tomar las alturas del Cubo, Huerta Grande y las Alcantarillas, estas alturas parece que estaban ubicadas por encima del actual Parque de Lobera, las alturas del Cubo o Cerro de la Horca, la cota más alta de Melilla, se situaba donde actualmente se encuentra el Parador de Turismo.

En diciembre de 1702 llega a Melilla, enviado por Felipe V, el Tercio de Cataluña que manda el Mariscal de Campo Don Blas de Trinchería, lo que supone un gran refuerzo.

El 24 de agosto de 1703, con ocasión de la construcción del Fuerte de San Miguel, se ha de librar una batalla y derrotar a los atacantes cabileños que interfieren y tratar de evitar esa construcción que quedó finalizada sobre 1707.

En 1704 la ciudad de Ceuta, resiste los insistentes ataques de la Armada Inglesa, que había tomado el Peñón de Gibraltar. 

En 1711 una gran epidemia afligía a Melilla, la población sacó en procesión a la imagen de Nuestra Señora de las Victorias, cesando poco después la  mortandad. 

En abril de 1713, el Gobernador Juan Jerónimo Ungo escribía al rey informándole que era tan grande la carencia de bastimento que, por falta de leña, habían consumido cajas, puertas y ventanas innecesarias y habían tenido la necesidad de hacer fuego con huesos humanos. Este hecho, sin necesidad de más comentario, demuestra la indigencia en que a veces se subsistía en Melilla.

entrega xxvi 2

Felipe V, rey de España desde el año 1700 a 1724, data desde el año 1739 aproximadamente.
Retrato expuesto en el Museo del Prado (3).

Quiso la suerte que el día 15 de ese mes el Gobernador ordenara enviar un barco que fuera a las Chafarinas por leña; cuando se dirigían a cumplir su objetivo, avistaron un barco de piratas berberiscos al que se abordaron y apresaron. Se hicieron 21 prisioneros y la variada mercancía: alimentos, ropas, etc.

Publicado en “Melilla Hoy” (31/08/1986): por el cronista de Melilla

“En un plano de 1713, encontramos una ermita de San Antonio cercana a la plaza de la Parada. En otro plano de 1721 aparece, marcado con una cruz, un edificio junto a la muralla que va del Torreón de San Juan al de la Cal, bajo lo que fue después la batería de San Felipe, y del que desconocemos su nombre. Todos estos serían casas que destacarían del resto utilizadas como lugar de culto por un tiempo indeterminado y cuyas circunstancias está aún por esclarecer”.

Pero la ermita de San Antonio y el culto en las casas mencionadas han desaparecido.

El cronista hace mención a la Cueva del Conventico, que se mantiene en un muy buen estado de conservación y en las galerías de minas, las situadas bajo el Rosario, en donde aparecen tres cruces grabadas en la roca. Se sabe que eventualmente en esos lugares se practicaba el culto religioso.

Otros historiadores señalan que a lo largo del siglo XVIII, cerca del Hospital Real, se construyó la Ermita de Santa Bárbara y otra en la plaza de la Parada denominada de San Antonio. Los almacenes de las Peñuelas, también eran utilizados para el culto cuando la ocasión lo aconsejaba, al resguardo de los bombardeos a que sometían a la Plaza.

Y al respecto, Mir Berlanga publicó en “Melilla Hoy” el 1 de agosto de 1987:

“Para los servicios religiosos militares, existía en 1915, una Capilla, ubicada frente al Edificio de la Comandancia General, edificado en el solar, donde posteriormente se construyeron unos grupos de Pabellones Militares. Al desaparecer esta Capilla, se habilitó otra provisional en la Plaza de España, donde el 19 de diciembre de 1916, se bautizó una niña, hija de los señores de Cambra y nieta del Alto Comisario que fue, Francisco Gómez Jordana”.   

El día 8 de septiembre de 1714, ocurre un lamentable suceso en Melilla, era tanta el hambre contenida, que parte de la población comió una partida de bacalao en mal estado; el resultado fue la muerte de 56 personas, aproximadamente el 5% de la población. 

A partir del año 1714, siendo Gobernador Patricio Gómez de la Hoz, se va a transformar completamente la fisonomía de Melilla. Esto representará la utilización de las técnicas de tipos abaluartadas, procedentes de la escuela de fortificación hispano-flamenca, introducida en la ciudad por afamados ingenieros como: Pedro Borras, Juan Martín Zermeño, Bernardo de Frosne y Juan Caballero y se iniciará transformando la Alafia en un recinto “abaluartado” (sustituyendo las torres por baluartes). 

La Guardia Negra de Muley Ismail, en la noche del 17 de agosto de 1715, se apodera de los fuertes de Santiago, San Lorenzo, San Francisco y Santo Tomás, pasando a cuchillos a todos sus defensores. La ciudad de Melilla quedó privada de las defensas exteriores y cercada muy estrechamente. El sitio se prolongó hasta el 11 de febrero de 1716, en que inesperadamente los marroquíes levantaron el cerco desesperados  por no conseguir su objetivo.

Al parecer, los moros por esta época, incluso poco antes de que finalizara el siglo anterior,  establecieron un servicio parecido a correos, que fue utilizado por Muley Ismail; el blog “Mis Páginas”, del historiador Saro Gandarillas, relata que a este servicio se le denominaba “las rekkas” y consistía en traer noticias de periódicos que llegaban a ciudades de las costas desde lugares diferentes y lejanos. Lo hacían a caballo e incluso a pie desde Tánger. Las noticias llegaban en poco más de treinta horas a Fez, haciendo el trayecto a casi 140 kilómetros diarios. En dicha época en España existían los periódicos denominados las gacetas, la primera de las cuales la creó Jaime Romeo (en 1641 en Barcelona). Veinte años después apareció la Gaceta de Madrid y le sucedieron la de Valencia, Sevilla, Zaragoza y un largo etc. En el mismo blog, Gandarillas supone que Abdelkrim, utilizando este correo, estaba al tanto de lo notificado por la prensa española casi al mismo tiempo de que las noticias llegaban a Melilla. De ¿cómo se hacía? el blog de Saro Gandarillas lo revela:

“Los periódicos llegados a la capital diplomática de Marruecos eran leídos en un café del Zoco tangerino (resumidas las noticias de más importancia), era entregado rápidamente a un peatón, que tras ocho horas de carrera, llegaba hasta las cercanías de Río Martín. Allí era recogido en un falucho (…) que se hacía a la vela sobre la marcha y si el tiempo era favorable, en poco tiempo varaba en Cala Cherrane, donde otro peatón, a la carrera, lo llevaba hasta el Had de Beni Chicar. Así en un tiempo razonable, similar al que tardaba le prensa en llegar a Melilla”.

entrega xxvi 1

Moneda de dos maravedís de la Ceca
de Segovia acuñada en el año 1744 (3)

Según las Crónicas oficiales: En el año 1716 Pedro Borras, transformaba el antiguo Hornabeque, en un frente “abaluartado” perfecto, con dos baluartes: San Pedro y San José Alto, así como diversos almacenes en el Primer Recinto. 

El 23 de marzo de 1717, se dispuso, mediante reglamento, que para los Pelotones de Mar de Melilla hubiese un primer patrón, dos segundos patrones, un oficial calafate y 24 marineros.

El 30 de marzo, por Real Orden firmada por Felipe V, se decide reestructurar los presidios del norte de África y fijar la guarnición de Melilla; y el 30 de agosto, otra Real Orden prohíbe que vivan en Melilla mujeres de vida alegre, ya fueran solteras o casadas, con desterrados o soldados.

El 13 de octubre de 1716, el rey Felipe V escribía al gobernador de la ciudad de Melilla ordenándole que a los moros que en Melilla se acogiesen y no quisieran convertirse al cristianismo, se les tratase benignamente y no se les hicieran cautivos.

 

Nota.- Algunos apuntes tienen sus fuentes en las crónicas oficiales de la ciudad de Melilla, de  Gabriel de Morales, Francisco Mir Berlanga y, en la actualidad, Antonio Bravo; y otros apuntes son tomados del “Telegrama del Rif”, ya desaparecido, y algunos comprobados en: www.hispanidad.info/ceumeli.htm de Historia Universal-Historia de España y también del Diario “Melilla Hoy”, como asimismo de Wikipedia y del Cuaderno de la Historia de Melilla. 

XXVII HOSTIGAMIENTO DEL SULTÁN MULEY ISMAIL

Cada vez eran más frecuentes los ataques de Marruecos a la ciudad de Melilla que resiste todos y cada uno de esos ataques a pesar de que en el año 1679 perdiera los fuertes exteriores de Santiago y San Francisco, momento en que la ciudad quedó en estado crítico. Es cuando se reanudan los ataques de los moros con más virulencia y desde el 27 de febrero de 1680 al 21 de julio del mismo año, los moros consiguieron ocupar hasta tres de los fuertes exteriores. Hubo 174 bajas españolas. La mayoría murieron de inanición y de la peste llamada de catarros.

entrega xxv 1

Virgen de la Victoria, Patrona de Melilla. (1)
Autor: José Manuel Lozano Sola.

Una vez rechazado el enemigo, se realizaron fervorosas rogativas en la que participó toda la ciudad y tuvo el favor de Nuestra Señora de las Victorias, a la que la mayoría de los ciudadanos atribuyeron la erradicación de la peste.        

El 22 de mayo de 1682, sobre las 21 horas, uno de los presos desterrados en Melilla mató a un vecino, al día siguiente el “Alcalde” Diego Toscano Brito, ordenó juicio sumarísimo y en cumplimiento estricto de la ley que por aquellos tiempos imperaban en las posiciones españolas, ese mismo día el reo fue condenado y ejecutado.    

La Iglesia de la Purísima Concepción se acabó el 8 de diciembre de 1682, siendo gobernador de Melilla Toscano de Britos; veinticinco años después que la proyectara el también gobernador Velázquez de Ángulo y su construcción fuera paralizada por motivos económicos. 

El mulato rey de Marruecos Muley Ismail en 1684 traslada la capital a Mekinés y el 6 de febrero del mismo año los ingleses abandonan voluntariamente Tánger que es ocupada de inmediato por los marroquíes.

En estos tiempos las fuerzas de los moros se dedicaban a esperar el descuido de los centinelas para abatirlos, disparando parapetados en pequeñas fortificaciones de piedras y barro distribuidas en torno a la ciudad. Eran once los parapetos de piedras y barro utilizados por los moros desde donde hostilizaban a la plaza de Melilla; según los historiadores estaban diseminados cerca de donde estuvo el Fuerte de San Lorenzo, cerca de Ataque Seco, el de la Puntilla en donde posteriormente se situó la Batería de Costa, el de Huerta Grande cerca de donde está hoy el Mantelete, el de Tarara estaba junto al de la Leña, muy cerca del Parque Lobera, en donde hoy se ubica la Iglesia del Sagrado Corazón, el Rojo cerca de donde se ubica hoy la Alcazaba. El oficial Manuel Rojo saliendo de la plaza con dos compañías se apoderó del Rojo al que se le aplicó su apellido. Todos estos Ataques, a excepción del Seco, se perdieron al acometerse el ensanche de la ciudad.   

En el año 1687, llega a Melilla, como refuerzo, el Tercio Viejo de la Armada Real del Mar Océano; a su mando viene D. Antonio Domínguez. Los fuertes de La Albarrada y Santo Tomás, se encuentran en situación crítica. El 5 de octubre se decide una salida en ayuda de estos fuertes en la que pierde la vida el Alcaide de la ciudad D. Francisco López Moreno.

En el año 1688 se inician nuevas reformas y durante unos diez años se construyeron la torre de la Concepción, la Media Luna, el Foso del Hornabeque, el fuerte y baluarte de San José Bajo, el fuerte de San Antonio de la Marina, y el fuerte de Santiago construido en el exterior. Estas obras fueron diseñadas por el ingeniero Felipe Martín de Paredes durante los mandatos de los gobernadores Bernabé Ramos, Antonio de Zúñiga y de la Cerda y Domingo Canal y Soldevila.

Marruecos en 1689 ocupa Larache y en 1691 Arcila. El sultán Muley Ismail no ceja de hostigar a la ciudad de Melilla.

entrega xxv 2

La Iglesia de la Purísima Concepción (3)

Según el cronista Antonio Bravo, en el año 1689, “dejan de enterrarse bajo la Ermita de la Victoria” (que persistía por la devoción que creaba), “la nueva Ermita (la tercera que con el mismo nombre se reconstruyó) en (1720) fue construida en la Plaza de Armas, junto a las baterías (Actual Mantelete)” y deja de existir por el hundimiento (1741) de sus endebles materiales. “Los motivos por lo que no se reedifica de nuevo son claros: La Virgen de la Victoria había ido adquiriendo una enorme devoción entre los fieles, y por tanto no se contentaban con erigir una ermita sino que pretendían que la imagen presidiera (como así se hizo) la Iglesia principal de la Plaza”.   

En el año 1694, se publica la Real Orden, por la que las viudas e hijos cuyo marido y padre hayan muerto en acción de guerra, tendrían derecho a percibir pensión mientras permanecieran residiendo en la ciudad.

El embarcadero que estaba junto a la Puerta de la Marina estaba quedando obsoleto, motivo por lo que en ese mismo año se construyó un varadero excavado en la roca, junto al Torreón de las Cabras. Pero tampoco cumplía con las expectativas y la resolución sería que había que seguir buscando alternativas. Se intentó en el Torreón de San Juan construyéndose un pequeño espigón, que llegaba hasta casi la Puerta de La Marina, pero tampoco fue solución definitiva. 

Las escaramuzas contra Melilla son continuas, se recrudecen los asedios y de suma importancia se pueden considerar los sitios sufridos en los años 1694 y 1695, con la destrucción de algunos fuertes, como los de Santo Tomás de la Cantera y San Pedro de la Albarrada, pero los melillenses resisten y rechazan todos los ataques infligiendo numerosas bajas al enemigo.

El 24 de enero de 1695, nace el historiador melillense Juan Antonio de Estrada y Paredes, cuando aún no tenía siete años junto con su abuelo Felipe Martín de Paredes, fue hecho cautivo y llevado a Fez, una vez liberado regresó a Melilla, dicen que entre sus historias cuenta, que unos moros entraron en la antigua Ermita de Nuestra Señora de la Victoria, Patrona de Melilla, con intención de robar la imagen, la sacaron de su capilla y en la misma puerta tuvieron que abandonarla por su enorme peso y porque las campanas de la ciudad comenzaron a tocar a arrebato. Lo que no se entiende es como pudieron bajarla del altar siendo tan pesada y como pudieron entrar los ladrones y burlar la vigilancia casi infranqueable que existía en Melilla.

También se contaba que la imagen de esta Virgen que existe en Melilla, sobre el año 1500 fue embarcada en Sanlúcar de Barrameda con destino a América y un fuerte temporal de levante la arribó hacia la ciudad, pensamos que más que realidades son historias sin mucha consistencia.         

Sobre esta época, el patrón Juan de Morán que mandaba un bergantín, de los “Pelotones de Mar” (Compañía de Mar de Melilla), fue apresado por dos embarcaciones moras, cuando patrullaba a la altura de Río Martin. Fue llevado prisionero con toda la tripulación a Mekinéz. el Sultán Muley Ismail, les invitó a apostatar de su fe y se hicieran musulmanes, como se negaron a ello, ordenó degollarlos en su presencia; no se sabe si a todos pero se barrunta que a casi todos.  

Sobre la Compañía de Mar de Melilla, aconsejo visiten “Colaboradores” de esta web de Melilla y podrán leer en el artículo “Compañía de Mar de Melilla” un detallado informe de D. Federico Bordas Martínez en el momento de su publicación era el Coronel y jefe de la Unidad Logística nº 24 de Melilla, unidad en la que se encuadra la Compañía de Mar. Por tanto es una de las personas más indicadas al respecto y el artículo está perfectamente documentado y con aportación de magníficas fotografías.

Para paliar en lo posible la pérdida y destrucción de los fuertes Santo Tomás de la Cantera y San Pedro de la Albarrada, se construyó el Foso de Santiago, que fue atacado el 30 de abril de 1696, por Muley Ismail sin poder tomarlo y dejando varios muertos y heridos en el vano intento.

XXVI LA HISTORIA Y LA GEOGRAFÍA IMAGINARIA

Llegado este momento no se evita la tentación de expresar lo que sigue: LA HISTORIA Y LA GEOGRAFÍA IMAGINARIA, promovida por unos cuantos interesados que  apoyados en los hispanófobos, los  conversos o traidores y en los “progres” iletrados de pacotilla, intentan determinar la política, alineándose en las circunstancias de que como Ceuta y Melilla están ubicadas en África y es frontera con Marruecos, deben ser marroquíes por tanto hay que aceptarlo.

Sólo el aceptar iniciar conversaciones sobre Ceuta y Melilla con Marruecos, sería reconocer un contencioso que no existe nada más que en la mente calenturienta de estos que así se expresan y que no les importa querer convertir a todos los ciudadanos ceutíes y melillenses españoles de pleno derecho y obligaciones, en vasallos del dictador marroquí. Creemos que Ceuta y Melilla deben tener la solidaridad y el apoyo del resto de los ciudadanos de toda España.      

El 5 de agosto de 1660 sobre la seis de la tarde se produjo un terremoto, cuya intensidad hizo caer algunas viviendas, logró agrietar gravemente la Torre Quemada, destruyó totalmente algunos torreones (la Florentina y el de San Juan), gravemente afectado quedó el de las Cabras y el resto seriamente dañado. La ciudad prácticamente quedo indefensa y quizás no hubiera podido resistir un ataque en regla y coordinado de los fronterizos, que puede que no se produjera porque seguramente estos quedaron impactados y temerosos por la misma violencia que ocasionó el terremoto.

Siendo Rey de España Felipe IV, ordena por carta fechada el 21 de noviembre de 1661 al Gobernador de la Plaza de Melilla, Luís de Velásquez y Angulo, que compren, para que la ocupen los religiosos capuchinos, una casa, cerca de la Iglesia, que vende el Pagador D. Miguel de Perea por cuatro mil reales de plata y asimismo se compre todo los necesario para el Hospital de ropa y otras cosas y sea pagada con el dinero que le corresponde de su quinto reglamentario (se refiere al botín de guerra incluidos presos subastados como esclavos) y el resto se le sea remitido con factura incluida. En este año termina la reconstrucción del Torreón de San Juan, destruido a causa del terremoto del año anterior.

El 17 de febrero de 1666, según comenta el franciscano José de Medina, sobre las cinco de la tarde, los moros desde sus puestos de observación  salieron armados y a caballos, saliendo nuestra caballería que les obligó a huir, quedando en el campo seis caballos y tres moros todos muertos.

Los alauitas, confirmando que están dispuestos a extender sus territorios, en 1666 invaden la república de Rabat-Salé y el 7 de septiembre de 1668, decididos a acabar con los restos del reino de los saadíes, conquistan Marrakech, que incluía una parte de Malí.

entrega xxiv 1659

Distribución territorial del Noreste de África en el año 1659. Imagen de Epistemowikia.
Revista "Hiperenciclopédica" de divulgación del saber.

Mulay Ismail, hermano del sultán, dirige la campaña contra las tribus nómadas.

Las más rebeldes eran las de Ait Atá y la de Dila, ésta la más beligerante y todas insumisas no deseaban someterse a la voluntad del nuevo estado, que consiguió controlarlas  pero no pudo impedir los focos rebeldes que surgían algunas veces.

Al final de este año el Sultanato de Tafilalt cambia su nombre por el de Reino de Marrakech.

Las murallas de Melilla eran constantemente reparadas y modernizadas, así Osorio Astorga se encargaría de las obras que inició en 1669 y terminó a los tres años. Le siguió Frías que llegó a la conclusión que las murallas de la Alafia no estaban preparadas para soportar la presión de un ejército moderno; y años después el ingeniero Octavio Meni, recomendó limpiar los fosos, excavar fosos nuevos en las puertas que no los tuvieran y hace levadizos los puentes, para resistir en caso de ataques.

En 1670 el Sultán Al-Rashid al ocupar Tarudant, que fue cuna de los saadíes, termina la conquista de la totalidad de los territorios que llegaron a ocupar el Reino Saadita.

En el año 1672 sube al trono Muley Ismail. Poco después adoptaría para su reino el nombre de Reino de Marruecos (siendo el origen verdadero y único de éste, el sultanato de Tafilat), nombre éste que surge por primera vez en la historia mundial, aunque en la actualidad no faltan y encontraremos quienes se esfuerza y ponen los cinco sentidos, en mencionar el nombre de Marruecos intencionadamente en todas las crónicas, historia y escritos con referencia a épocas antiguas que tengan relación con el Norte de África, sin importarles manipular y quienes así obran suelen ser los mismos que mencionan a Carlos V únicamente como rey de Castilla y no de España, como si ésta no existiera; en contrapartida si nombran Marruecos como si existiera en aquella época, en un intento vano de engañar a los lectores.

Muley Ismail, se impuso por la fuerza y consiguió mantener su poder y extender sus dominios, basándose en un ejército de mercenarios negros, los abidas, a los que concedía importantes privilegios y consideraban más dignos de confianza que los árabes y beréberes, estos últimos situados en el escalón más bajo de la sociedad, eran y son minorías en el reino de Marruecos. Este ejército de mercenarios fue utilizado para el asedio de las ciudades españolas de Ceuta y de Melilla.

Al objeto de acabar con las incursiones de los piratas que tenían como base la bahía de Alhucemas, fue tomada la Isla del mismo nombre el 18 de agosto de 1673, por desembarco al mando de Andrés Dávalos, titulado Príncipe de Montesacro, de la casa de Austria. Desde entonces ha pertenecido siempre a España sufriendo en ocasiones la agresividad de los vecinos de la zona. Esta Isla o Peñón dista un kilómetro de la costa, tiene 170 metros de largo y 86 de ancho; quedó guarnecida con 50 escuderos al mando de los cuales estaba Francisco López Moreno, quien llegaría a ser gobernador de la ciudad de Melilla.

El recientemente creado reino de Marruecos, ocupó la totalidad del reino de Fez con la conquista de Uxda (Oujda) en el año 1673 y la ciudad de Taza.

Según el historiador y cronista de la ciudad de Melilla, “el 16 de diciembre de 1675 fue tan absoluta la falta de víveres que se barrieron los almacenes de provisiones, para poder amontonar migajas de pan y granos”. 

El escritor Jesús Salafranca en su Bosquejo Histórico de la Población y Guarnición de Melilla, cita del Archivo Diocesano de Málaga de la Sección Historia y Vicaria de África, Caja 40, Libro 2, la anotación del fallecimiento, el día 9 de marzo de 1676, del soldado, ya retirado, Alonso Delgado a la edad de 122 años, de asombroso e insólito se puede considerar esa circunstancia que debió llamar la atención al vicario que lo redactó  con letra tan clara seguramente para evitar la posible duda.  

En 1676, el Sultán Muley Ismail hace construir la Alcazaba de Zeluán, dejando en ella una guarnición al mando de un caíd.

En 1677, el gobernador José Frías, rehízo el Torreón de la Cal, dos años después cavó un foso en la roca en la puerta llamada de la Marina, con puente levadizo.

XXV LA MANGANILLA DE MELILLA

xxiii Alarcon

Retrato de Juan Ruiz
de Alarcón, conservado
en el Templo de Santa
Prisca de Taxco.
Siglo XVIII.
No se conoce ningún
retrato hecho en vida
del escritor.

La Manganilla de Melilla, es una obra de Juan de Ruiz de Alarcón y Mendoza, escritor y dramaturgo y uno de los grandes genios del Teatro español, nació en Méjico (España) en 1581 falleció en Madrid en 1639, escribió la famosa obra teatral titulada “La Manganilla de Melilla” editada en 1634 en Barcelona. Pertenece a la Comedia del Siglo de Oro y son veinte las que escribe, entre las que se encuentran, aparte de la citada, “El Anticristo” “¿Quién engaña a quién?”, “La Industria y la suerte” etc.

La Manganilla de Melilla, cuyos versos están impregnados de lugares que el autor conoció en Melilla la Vieja, como las citas al Foso de Hornabeque, la Torre Alafia o el Baluarte de las Cinco palabras; la original está compuesta por tres actos, el primero consta de 900 versos, el segundo desde el 901 al 1975 y el tercero hasta el 2880. En ella  se detallan los hechos reales del famoso y poco conocido Suceso del Morabito acaecido en el año 1564 (Hechos narrados en la entrega XX).

Haciendo un mínimo compendio, podemos decir que el capitán “Venegas” un militar osado y valiente utiliza el engaño de los enemigos, para lograr vencerlos. 

Pueden leerla pinchando en: http://www.biblioteca.org.ar/libros/70514.pdf de Biblioteca Virtual y Universal. Que se reserva todos los derechos y permite su uso sin fines comerciales.  

Continuando con lo que sucede en Melilla de forma más o menos cronológica, diremos que en el primer trimestre de 1635 el gobernador Tomás Mejías construye el fuerte de Santo Tomás de la Cantera, ubicado aproximadamente donde hoy se encuentra Ataque Seco.

xxiii arellano

Monumento a D.Carlos
Ramírez de Arellano
en la Plaza de Armas
de Melilla la Vieja

En el año 1640, la guerra de Secesión trajo consigo la separación de Portugal del reino español, la ciudad de Ceuta que como parte del reino portugués años antes se había unido a España, deseó permanecer como española y así lo decidieron los ceutíes, que vincularon la ciudad con España en referéndum libremente expresado, la única ciudad que pertenece a España por votación de su ciudadanía.   

En el año 1642 el Sultán de Tafilalt, Mohamed Ben Alí sucesor del primer alauita, adoptando la decisión de extender sus dominios por medio de las armas, conquista el Valle del Río Draa.

Es por esta fecha cuando el hambre se acrecienta en Melilla de tal manera, que el libro de defunciones número 1, folio 49, del día 2 de diciembre de 1643, anota la muerte del soldado Martín Alcántara por hambre.

La historia se repite y el 1 de junio de 1644, en el mismo número del anterior y folio 50, de nuevo aparece la palabra hambre como causa de la  muerte del cabo Gregorio en el Hospital de la ciudad.

La visita de Juan Rejón Silva, a finales de ese año, a la Plaza para comprobar si esos informes eran ciertos le causó un efecto tan desolador que puso en conocimiento del Rey, que era grandísima la falta que allí existía y había comprobado como comían malvas y yerbas como único alimento.

El inicio de la decadencia de la Casa de los Austria en España, coincide con un nuevo impulso de agresividad fronteriza sobre Melilla y la aparición de la miseria y el hambre que se enseñorea en la ciudad. En una de las salidas (bien en busca de leña o para repeler el ataque enemigo) anotada el 18 de julio de 1646, muere el Gobernador D. Carlos Ramírez de Arellano, en su memoria existe un monumento situado en el segundo recinto de Melilla la Vieja, en la Plaza de Armas con una inscripción en la que se puede leer

<< En este lugar estuvo la Ermita de Nuestra Señora de la Victoria y en ella recibió sepultura el infortunado y valeroso Alcalde Don Carlos Ramírez de Arellano, muerto el 18 de julio de 1646 víctima de su temerario valor>>.

Igual suerte corrió otro Alcalde DonLuís de Sotomayor el día 6 de mayo de 1649.

En el año 1652 se produce en toda España una acusada crisis económica, la escalada de los precios llevó al carnero que era la carne más apreciada y cara, a pagarse a 31 maravedíes la libra, cuando su precio habitual rondaba los 18 maravedíes lo que suponía un incremento de un 72%, la carne de vaca cuya libra se pagaba a 12 maravedíes subía hasta los 22 maravedíes un 83%.

En 1656 se repetía la crisis; el gobierno, en el intento de superarla, adoptó la medida de la suspensión de pagos y devaluación de la moneda, ni mencionar se debe que ambas crisis fueron tremendas para la población melillense.

El Rey de España, Felipe IV de Austria, concede a la ciudad de Ceuta, en 1656, el título de “Fidelísima”.

El uno de septiembre de 1657, se proyecta y, seguramente, se inicia la construcción de la Iglesia de la Purísima Concepción cuya ubicación no se conoce con exactitud; existe controversia sobre su ubicación inicial, unos la sitúan sobre los cimientos de la Iglesia de San Miguel o que destruida por un temporal su reconstrucción se efectuó sobre estos cimientos, otros dicen que en la parte más alta del primer recinto y la mayoría no aportan datos. Se sabe que fue el gobernador Velázquez de Ángulo, quien comenzó la construcción de ésta Iglesia, la obra quedó paralizada por motivos económicos y fue acabada por otro gobernador Toscazo de Britos, 25 años después.  

El gran temporal que a mitad de enero de 1658, se ceba sobre Melilla destruye 68 casas y algunas dependencias militares.

Los rifeños cuyo comportamiento fue de absoluta indiferencia con todo lo que venía del exterior, que no colaboraron con ninguna de las dinastías que existieron por la zona y siempre se opusieron a cualquier dominación de sus territorios, excepcionalmente en 1659, apoyaron a la dinastía alauita en la lucha de estos contra los saadíes.

Pero seguramente por sus propios intereses o por alguna razón que desconocemos, en algunas épocas dependieron del Bajá de Tánge, en otras fueron gobernados entre varios caídes, que residían en la zona y también en ocasiones sometidos por los alauitas con los que nunca se integraron. 

XXIV MELILLA ES TESTIGO DEL NACIMIENTO DE MARRUECOS

En tiempo de los saaditas del Reino de Marrakech, que amplió sus dominios cuando se anexionó (1554) el reino bereber de Fez, se mostraron menos combativos con Ceuta y Melilla, pero cuando el reino de Fez, alcanzó su secesión de Marrakech bajo influencia saadita, estos utilizaron a negros considerados más dignos de confianza que los mismos árabes y beréberes, y extremaron cierta presión sobre las ciudades de Ceuta y Melilla, siempre con resultados infructuosos.

Conviene saber a efectos de argumento para las posteriores reivindicaciones infundadas que surgirían siglos después, lo siguiente:

entrega xxii Ahmed al Mansur

Sultán Ahmed al Mansur. (3)

Que la muerte del Sultán Ahmed al Mansur acaecida en 1602, arrastra la decadencia de la dinastía Saadí, que sufre en el año 1603 la división de su reino en dos Estados independientes, en el norte, el reino saadita de Fez gobernado por Mohammed Sheikh el Mamúm y en el sureste el reino saadita de Marrakech gobernado por Zidán Abu Maali; el valle del río Draa pasa a convertirse en anárquico y tribal. Además se proclamaría otro estado independiente, se trataba de la República de Rabat-Salé, gobernada por moriscos huidos de España. Estos eran los únicos reinos que existían en la zona por aquella época y desaparecieron años después, cuando sus territorios fueron ocupados por los alauitas, dinastía oriundas de la península Arábiga, familia denominada “shorfa” (que quiere decir descendientes directos por vía de Fátima hija del profeta), instalada desde el siglo XIII en uno de los oasis de Tafilat y que se organizaron militarmente en torno a Muley Ali Sahrif (1631-1636) el fundador y primer sultán del Sultanato llamado de Tafilete, sultanato que producto de la guerra con otros reinos se desgasta y divide, el Sultán decide abdicar a favor de su hijo Mohamed Ben Ali (1636-1664), que toma el nombre de Mohamed I, y consigue reunificar de nuevo el pequeño sultanato de Tafilete e invadir el reino saadita de Marrakech.

Su sucesor Al-Rashid (1664-1672) se apoderó del reino saadí o saadita de Fez (1660), para posteriormente culminar la conquista del reino de Marrakech (1668), y en plena expansión modificaría la denominación original de Sultanato de Tafilete por el Reino de Marrakech y al poco tiempo tras nuevas conquistas, lo denominó como el nuevo Reino de Marruecos, época en la que surgió por primera vez en la historia, la palabra y la toponimia de Marruecos.

Su hermano Muley Ismail (1672-1727), consiguió mantener el poder y para ello se basó (imitando a los saaditas), en un ejército de mercenarios negros, que pertenecían a los descendientes de esclavos traídos a estas tierras desde Sudán y alteró la convivencia fronteriza, empleando una nueva estrategia militar intentando expulsar a los españoles del Norte de África, poniendo especial interés en Melilla.

entrega xxii Mulay Ismail

Sultán Mulay Ismail. (3)

Por tanto no existe el supuesto que fueron los portugueses y españoles los que echaron a los  marroquíes de Ceuta y Melilla, es falso porque Marruecos no existía. El argumento geográfico que indica: Que si, España empieza en los Pirineos y como Ceuta y Melilla están en África, pertenecen a Marruecos. Para los ignorantes y gentes de mala intención, que defienden tamaña tontería, cabría conjeturar la misma aplicación para Turquía que empieza en Asia y como Estambul está en Europa pertenece a Grecia.

Con la muerte de Ismail las tribus (no todas) fueron aceptando a los alauitas, y parece que se consolidan definitivamente con el sultán Mohamed Ben Abdulá, quien fue el primero en reconocer al recién nacido Estados Unidos de América y en Washington se le llamó: gran y magnánimo amigo.

Abdulá fue conquistando más territorios, pero como otros, fracasó rotundamente en su intento de expulsar a los españoles de Ceuta y Melilla.

En 1603, el gobernador Pedro de Heredia, construye el Torreón de la Avanzadilla, para fortalecer las baterías y solicita en carta al Rey, 6.000 ducados para arremeter diversas obras que urgen en la ciudad.

entrega xxii TorreonDeSanJuan

Antiguo Torreón de
Muñiz, actual
Torreón de
San Juan. (3)

En 1604, el Torreón de Muñiz de Melilla, es reparado por orden del gobernador Pedro de Heredia, desde entonces recibe el nuevo nombre Torreón de San Juan. Se conocen dos planos de esta fecha, en los que se aprecian nítidamente una pequeña ciudad, con su puerta al campo, su salida al pequeño embarcadero en el que fondeaban los barcos y en el que se aprecian el estado de las fortificaciones de Melilla, con los aljibes trabajados en piedra en forma verdaderamente excepcional, los almacenes del Rey, el hospital, la casa del alcaide, todo de forma detallada, mostrando en su conjunto a una fortaleza con la impresión de autosuficiente.      

El 9 de abril de 1609, Felipe III decretó la expulsión de la minoría  morisca de España, argumentándola en el comportamiento hostil de estos, que había llegado al extremo de levantamientos armados en la Alpujarra granadina en 1580 y rebeliones como las de 1449, 1501 y 1568 y en Valencia en 1526, y a la información que facilitaban a los piratas berberiscos sobre los pueblos de las costas del mediterráneo español, para que los atacaran y robaran.

entrega xxii Felipe III

Felipe III. (3)

La cifra de los expulsados según algunas fuentes oscilan entre los 300.000 y 500.000, pudo quedarse como máximo en algunas zonas un máximo de un 6% contando entre estos a niños menores de cuatro años y con el consentimiento de sus padres, la salida fue escalonada y los últimos salieron en el año 1614, los puertos del embarque solían ser el del río Guadalquivir en Sevilla, en Málaga y en Cartagena y los expulsados se dispersaron por toda la costa del Norte de África instalándose muchos de ellos en la zona fronteriza de la plaza de Melilla, desde donde colaboraron y se  unieron a los que frecuentemente hostigaban a la ciudad.

En el año 1610 los saadíes o saaditas de Fez cedieron a España la ciudad de Larache, que tomaría la denominación de San Antonio de Alarache,  poco después apareció la república independiente de Rabat-Salé segregándose del reino de Marrakech.

El 29 de agosto de 1611 contraen matrimonio en Melilla, Diego Martín, soltero y María López, viuda al poco se descubre que María no es viuda sino casada con Marcos Santos, por tanto comete bigamia, el matrimonio es anulado y ella castigada por la justicia Real. 

El 21 de octubre de 1613 Melilla es sacudida por un terremoto, coincidiendo ese mismo día con la conmemoración que se viene celebrando desde el siglo IV, en memoria del martirio y muerte de Santa Úrsula se instituye a partir de entonces una procesión en honor de la Santa. Es en este año cuando a Melilla se le concedió el título de Ciudad.

En el año 1613 surgieron movimientos separatistas en el valle de Tafilat, situado al este de Marrakech capital que llevaba el nombre del mismo reino.